Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Punto de vista

José Ramón del Río

jdel35@hotmail.com

Aznar en el Congreso

Aznar ha demostrado que está en buena forma dialéctica, "dispuesto a volver", y esto es una buena noticia

El que fuera presidente del PP y presidente del Gobierno ha comparecido en el Congreso de los Diputados, convocado al efecto para que declarara en la comisión de investigación sobre la presunta financiación ilegal del Partido Popular. Lo de investigación es un eufemismo, porque los investigadores creían de antemano que la financiación ilegal existía y, por ello, que el compareciente recibiría condena política. Por lo visto, no tenían bastante con haber desalojado del Gobierno, a través de la moción de censura, al presidente del partido que en las dos últimas legislaturas ha sido el más votado en las elecciones y que existen ya pronunciamientos judiciales, que es donde deben debatirse todo lo que sea un presunto delito, como lo es la financiación ilegal.

Aznar, según su propia confesión, disfrutó en la comparecencia y se despidió de la Cámara con un "vuelvo cuando ustedes quieran", lo que demuestra que, al menos para él, resultó vencedor en el debate. Le falta ese punto de ironía con que se manifiesta en los debates su sucesor Rajoy, pero le bastó y le sobró con el convencimiento de que su actuación fue irreprochable y esto da mucha seguridad en la exposición. Evidentemente, las informaciones periodísticas no le dan una victoria tan rotunda, como él se supone. Destaca por su inquina El País, que desde que Sánchez es presidente del Gobierno corrige sus tibiezas pasadas y se vuelca en el apoyo al PSOE. Para ellos, Aznar dijo medias verdades, alguna mentira y mucho ruido. No les gustó nada que Aznar recordara que, de momento, es el PSOE el único partido condenado en España por financiación ilegal (Filesa) y que en la actualidad hay 300 imputados en el caso de los ERE, que ha supuesto un fraude de 855 millones. A Pablo Iglesias le recordó los dineros recibidos de la República de Irán y de Venezuela.

Cuando fui parlamentario autonómico, los presidentes de la Cámara, querían que los diputados, sin mengua de la acritud de sus intervenciones, guardaran la cortesía. Ya esto parece se ha perdido en el Congreso de los Diputados, porque personajes como Rufián, de ERC, no la guarda en sus intervenciones, ni en su vestimenta. Pero reclama el apoyo del Presidente cuando Aznar le llamó golpista, recordándole la actuación en 1934, contra la República. Cada día, algunos procuran dividir más a la sociedad española y no son solo los independentistas, los que con sus pretensiones separatistas contribuyen a ello. Aznar ha demostrado que está en buena forma dialéctica, "dispuesto a volver" (a la comisión, se supone) y esto es una buena noticia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios