Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Aznar, a sus anchas

El ex presidente controló la comisión de investigación: insultó y vejó a los diputados que le interrogaban

Se atribuye a Hiram Johnson, un senador norteamericano contrario a la entrada de su país en la primera guerra mundial, que la primera víctima de una guerra es la verdad. El ex presidente Aznar aplicó a rajatabla ese principio en su comparecencia en el Congreso, por la financiación irregular de su partido durante casi todo su mandato. Y se pasó. Lo negó todo. Ni conocía a Correa, a pesar de su papel destacado en la boda Agag-Aznar; ni cobró sobresueldos, ni hubo caja B en su partido, ni ha existido sanción judicial alguna al PP por nada de eso. Y si algunos de sus ministros han delinquido después, quién lo podía saber… Además de la doctrina Johnson, aplicó con descaro la doctrina Marx (Chico): "¿a quién va a creer usted, a mí o a sus propios ojos?".

Es un disparate que en las comisiones de investigación parlamentarias en España el compareciente tenga la última palabra, tiempo de intervención ilimitado y hable desde una posición elevada a los diputados que le interrogan. Los investigadores resultan examinados, insultados o vejados por el testigo. Aznar se convirtió en presidente de la sesión por incompetencia de Pedro Quevedo. El diputado canario en plena desesperación lamentó verse en ese trance.

Y así, el ex presidente despreció a los diputados que debían interrogarlo. A Simancas le perdonó la vida y le deseó que se recupere del trauma de verse despojado de la Presidencia de Madrid por el tamayazo, a Rufián lo calificó de golpista, a Iglesias de peligro para la democracia. Los investigadores se lo pusieron fácil, porque acudieron con intención de vilipendiar al contrincante y sin ganas de averiguar lo más mínimo. Sólo el portavoz del PNV hizo preguntas concretas al ex presidente sobre la financiación de su partido y sus responsabilidades políticas. Y por primera y única vez, Aznar estuvo incómodo. Tanto que optó por atacar, recordando a su interlocutor que hay decenas de dirigentes nacionalistas vascos imputados en un caso de corrupción.

El resto del tiempo impartió doctrina a sus anchas. Toni Cantó, de Ciudadanos, le dijo que lo había visto chulesco, pero le esperaba humilde. Error. Fue allí a ratificar que ha recuperado el liderazgo de los suyos y a ponerse de actualidad para promocionar mejor su nuevo libro. Otra vez la doctrina Marx (Groucho): "Más madera, es la guerra". Aunque víctima de esta guerra, además de la verdad, sea la utilidad de la comisión de investigación, convertida en un lucrativo asunto de negocios.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios