NO es la medida deseable de los altos capirotes de las cofradías de ruán, aquellas en las que las reglas marcan que debe ser de algo más de un metro. Es el precio de una minitorrija, esas que se pusieron de moda hace unos años. Claro que si la torrija de toda la vida está a 2,30 (¡400 de las antiguas pesetas) y la minitorrija a 1,15 (¡191,3 pesetas!), fíjense ustedes en la cotización de la mano de obra del tío que le da al pincel de la miel, porque, por ejemplo, el paquete de pan para hacer las minitorrijas no llega a 1,50 euros. La famosa medida la hemos perdido con ciertos precios y no con la Semana Santa.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios