Beltrán contra Juan

El PP le puede rebañar muchos votos a Ciudadanos y también a Vox si Beltrán Pérez se esmera en la campaña

Las últimas encuestas que circulan en Sevilla reafirman lo que ya intuíamos: en estos momentos las elecciones municipales se plantean como un duelo entre el PSOE, encabezado por el alcalde Juan Espadas, y el PP, liderado por Beltrán Pérez. Las candidaturas de Adelante Sevilla (es decir, la confluencia de Podemos e IU) y Ciudadanos se están desinflando, mientras que Vox también va a menos, porque la tendencia de la derecha es concentrar el voto útil, y porque el planteamiento sevillano del partido de "extrema necesidad" (según lo califica Francisco Serrano) es irrelevante.

Todas las encuestas coinciden en las cuestiones básicas: el PSOE sería el más votado con Juan Espadas, pero sin alcanzar mayoría absoluta, y con la Alcaldía jugándose en una horquilla de uno o dos concejales. Esa igualdad, de por sí, es un llamamiento al voto útil, que es la gran baza de Juan Espadas y de Beltrán Pérez para disputarse entre ambos la Alcaldía.

Pero el éxito final del PSOE o del PP dependerá de los demás, en gran medida. Adelante Sevilla se presenta como una apuesta perdedora. Han elegido como cabeza de lista a Susana Serrano, la portavoz de Participa y representante de Podemos. No han podido contar con ningún candidato izquierdista de prestigio. La candidatura huele a resignación. Parece improbable que superen los cinco escaños que tienen ahora entre Participa e IU. Es más, podrían perder alguno si el PSOE acierta a captar el voto útil de la izquierda.

La gestión de Ciudadanos para su lista en Sevilla no tiene nombre. Su secretario de Organización se ha cargado el grupo municipal, del que sólo queda Francisco Fernández Moragas como superviviente. Tampoco han nombrado al alcaldable. Las encuestas les auguran un desplome importante, que les puede dejar más o menos como estaban en 2015. En todo caso, lejos del PP, al que le ganaron en Sevilla ciudad en las elecciones andaluzas, cuando no había surgido todavía la crisis municipal.

El PP le puede rebañar muchos votantes a Ciudadanos, y también a Vox si Beltrán Pérez se esmera en la campaña. Es decir, si presiona en los enclaves predilectos de la formación ultra, que no están por el Polígono Sur, sino más bien por Los Remedios y otros barrios populares. Vox se puede encontrar en el límite de entrar o no entrar en el Ayuntamiento, porque ante la duda algunos votantes optan por la más peluda (es decir, por lo seguro), y porque su discurso sevillano está por construir y definir.

Todos los sondeos se pueden alterar y desfigurar a partir del 28 de abril. También hay que tenerlo muy en cuenta.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios