Desde mi córner

Luis Carlos Peris

El Betis, en otro Kilómetro Cero más

EMPIEZA un tiempo nuevo en el Betis y siempre un tiempo nuevo es motivo de ilusión y también de inquietud. No existe un miedo mayor que el que se tiene a lo desconocido, pero en el caso del Real Betis Balompié supera la ilusión a la inquietud porque peor de lo que está pasando difícilmente se superará. Y este tiempo nuevo arranca en este mayo florido y hermoso mediante la cimentación que supone un mejoramiento de la cúpula.

Por lo pronto, con el advenimiento de Juan Carlos Ollero y la llegada de Pepe Mel se restableció una paz social imprescindible para una buena marcha del negocio que afortunadamente, se vio acompañada por una mejor actitud del equipo. Con Mel, el Betis suele reencontrarse consigo mismo y si ahora se ve acompañado por un director competente no debería caber duda de que el futuro inmediato debe ser mejor que el presente e infinitamente superior que el pasado reciente.

No conozco absolutamente de nada al nuevo manijero deportivo del club, pero los informes exógenos son inmejorables. En el Betis suele irse habitualmente por detrás de todos sus competidores, pero cierto es que nunca es tarde si la dicha es buena y este Eduardo Maciá que ayer era presentado en sociedad goza de avales que garantizan un hacer coherente. Y es que de un hacer coherente es de lo que el Betis adolece y causa principal de vivir donde no le corresponde.

A pesar del tropiezo del sábado, la planificación debe hacerse para un equipo de Primera. No puede ser de otra manera y es que ve uno a algunos, muchos, equipos que viven en Primera y da grima ver al Betis en Segunda. Luego hay que pensar en un asentamiento definitivo en su hábitat natural y dejar su guadianesca andadura de club ascensor. Ayer se vivió un nuevo Kilómetro Cero en la vida de un club que ya es hora que se reencuentre con lo que naturalmente es.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios