Desde mi córner

Luis Carlos Peris

El Betis y el fútbol no se entienden

Uno de los problemas principales del club verdiblanco es que dentro se le da prioridad a cualquier pendencia

TREMENDA decepción, una más, la que sufre el bético con la actuación de su equipo en la ilusionante Copa del Rey. Copa del Rey dilapidada, tirada a la basura a través de toda la ida y de gran parte del partido de vuelta. Imagen nefasta del equipo ante un semicolista que, lo peor de todo, puede haberse revitalizado gracias a un enemigo tan directo como el todavía Real Betis Balompié. Un asunto doloroso éste de la mala imagen del equipo, sobre todo por un hombre que se ha entregado por sacar adelante a su equipo del alma, que atiende por Francisco Chaparro y que sobrevive a pesar de tener al enemigo en su propia casa.

Se ha convertido el Betis en una trituradora de entrenadores y eso tiene una causa sobre todas las demás. La plantilla es como es, limitada y, lo más grave, peor cada día. El futbolista bueno se hace regular al poco de llegar al club, el regular se convierte en mediocre y el que ya llegó siendo mediocre es apartado de todo menos de cobrar. Quiere decirse que lo de los futbolistas en el Betis es una sangría económica, pues no hay club que aguante lo que el Betis aguanta, eso de dar cinco o seis bajas anuales con sus correspondientes indemnizaciones, bien al contado o a plazos como las de tantos como han sido cedidos o apartados de la convivencia diaria.

Es una situación insoportable lo de la impericia del departamento de compras, del de ventas y la de tantos estamentos del Betis que juegan impunemente contra el propio Betis, que no piensan en el Betis sino en sí mismos y en esas ridículas cazas de brujas que provocan la hilaridad de cuantos no tuercen por el aún Real Betis Balompié. ¿O no es ridículo que en las horas previas a un partido clave se distraiga la atención con una pataleta contra un icono de los béticos? Y es que en este Betis, de lo que menos se habla es de fútbol, importan más las pendencias gratuitas que el bien de un equipo que mucho me temo que haya vuelto a las andadas y esté ya en caída libre.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios