Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

El Betis pierde sólo un partido, pero se va de Europa

Fiel a las irregularidades que jalonan su vida, el equipo verdiblanco fue a caerse en lo más llano

Fue al más auténtico estilo Betis, ese estilo tan peculiar que jalona la vida del centenario club sevillano. Como en el primer asalto, una entrada en liza con despistes demasiado groseros fue decisiva para que no esté su bola en el bombo de octavos de final. La idea era preservar la viña, pero dicha viña era pisoteada cuando sólo había sido vigilada durante 22 minutos y, para más inri, a balón parado, su particular talón de Aquiles.

Y a la media hora, el segundo con los franceses llegando hasta Joel como dicen que se manejaba Perico por su casa. Se plantaba ante la cara del Betis un Tourmalet que parecía suavizarse cuando Lo Celso devolvía las esperanzas al borde del intermedio. Y tras él, toque de rebato, pero que duró sólo el tiempo que Setién mantuvo a Jesé en cancha. Después, un quiero y no puedo que era como una lenta agonía para solaz del Rennes, que acabó jugando a las cuatro esquinas.

Y para remate, el tercero ya en el alargue. Pero todo se había consumado antes, mucho antes, posiblemente en aquel arranque desastroso en la Bretaña hace una semana. Por ahí empezó el Rennes a verle las costuras a un equipo que tiene en los laterales a dos futbolistas que jamás se caracterizaron por su vocación defensiva, algo difícil de adquirir cuando se está en el ocaso de sus respectivas carreras. Y menos cuando de aguantar el resultado se trataba, mucho menos.

Se acabó el sueño y la que se calificó como semana mágica, esa que rinde el jueves en Valencia, no pudo empezar peor. El Betis fue fiel a su leyenda para caerse en lo más llano, cuando todo hacía indicar que el resultado que se traía de Francia era muy bueno. En fútbol, lo más complicado es el gol y el Betis no aprueba esa asignatura con frecuencia. Y lo peor es que lo hace en ambas áreas. Ahora, a intentar volver a Europa y a perder sólo cuando no sea cruento.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios