Alto y claro

José Antonio Carrizosa

jacarrizosa@grupojoly.com

Bloqueo

Mientras no haya nuevos datos encima de la mesa, el Metro de Sevilla está tan bloqueado como estaba

Pues no, el Metro de Sevilla no está desbloqueado ni parece que lo vaya a estar en breve, a pesar de las trompetas de triunfo que se escuchan desde la Junta de Andalucía para conmemorar los seis primeros meses, seis, del cambio. Tampoco, por cierto, está solucionado el asunto del Hospital Militar y ya hemos perdido la cuenta de lo que va a pasar, si es que va a pasar algo, con la Ciudad de la Justicia. Pero vayamos al futuro del Metro, que, como hemos defendido hasta la saciedad desde estas páginas, es un asunto primordial para que Sevilla sea la ciudad que tiene que ser y se le dé sentido al área metropolitana donde están buena parte de nuestras potencialidades de desarrollo ahora cercenadas.

El pasado, desgraciadamente, no permite ser muy optimistas. Es cierto que desde que el PP y Ciudadanos han llegado al Palacio de San Telmo ha vuelto a hablarse con mayor intensidad del tema. Pero por ahora casi todo ha sido propaganda y declaraciones voluntaristas que no difieren mucho de lo que se hacía cuando los socialistas gobernaban en la Junta o el PP en el Ayuntamiento de Sevilla. Y decimos casi por los 350.000 euros (se lo ponemos en letras para que no haya confusión posible: trescientos cincuenta mil) que se han consignado en los Presupuestos de 2019 para la actualización del proyecto de la línea que dormía en el cajón inmenso de las promesas nunca llevadas a cabo por los gobernantes andaluces. El Metro de Málaga -sin ánimo de señalar, que las sensibilidades vuelven a estar a flor de piel- se lleva en esos mismos Presupuestos treinta millones. Y para las cuentas de 2020, que el consejero Juan Bravo debe ultimar durante este agosto, parece que habrá otros 700.000 euros para hacer lo mismo con los proyectos de las líneas 2 y 4. A este ritmo y con algo de suerte, sus biznietos lo mismo pueden ir en Metro desde Bermejales a Pino Montano. No hay que desesperar.

Para que el Metro de Sevilla quede de verdad desbloqueado hace falta, primero, un acuerdo de tres administraciones: la regional fundamentalmente, pero también la estatal y la municipal. Y segundo, dinero, mucho dinero, porque un ferrocarril metropolitano es una inversión muy cara. Es decir, que hay que superar las complicaciones políticas y de enfrentamiento entre partidos que tantas cosas han frenado y frenan. Y, por lo que respecta al dinero, es cuestión de prioridades y hasta ahora el Metro no lo ha sido.

Conviene, sin embargo, dar un voto de confianza y albergar esperanzas de que el cambio político puede traer de verdad un desbloqueo de una obra que es fundamental para el futuro de Sevilla. Pero, por ahora y mientras no haya otros datos encima de la mesa, lo que hay es todo lo contrario: bloqueo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios