BORJA Terán es crítico de televisión en medios digitales, enamorado del medio, y uno de los mejores defensores con que cuenta en la actualidad la televisión pública. A pesar de haber nacido en la jungla de las televisiones privadas que cohabitaban con la pública y con las autonómicas, a Borja siempre le conquistó la marca TVE. Y consciente de su valor, apela a lo que supone para la memoria colectiva su supervivencia para defenderla a la menor ocasión.

Hacen falta muchos Borjas. RTVE no tiene quien la defienda. Hasta cierto punto es lógico. Cada medio arrima el ascua a su sardina. A la de su grupo mediático y su conglomerado. Desde que en 1984 las cabeceras que todavía eran del Estado se privatizaron, a la TV pública le faltó un altavoz desde donde promocionarse. Cuánta falta hubiese hecho la continuidad de una revista como Tele-Radio, que velase por el estudio y promoción del patrimonio audiovisual público. Pero por suerte, de cuando en cuando surgen estudiosos como Borja Terán, que basándose siempre en propuestas razonadas, trata de poner en valor (odiosa expresión) lo mucho y bueno que puede aportarnos la existencia de una radio y televisión públicas. Eso sí, sin practicar la guerra de trincheras en la que incurren otros medios, y haciendo crítica constructiva, como debe ser. Arrojando pistas sobre cuál debería ser el camino a seguir. A la manera en que, en su día, dictó su veredicto aquel Consejo de Sabios nombrado al efecto para que recondujera el camino de una empresa pública, ya por aquel entonces bastante desnortada. Qué bueno, de verdad, que en esta nueva hornada de columnistas digitales, alguien tan joven muestra tanto entusiasmo por la pública. Y con tan razonados argumentos.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios