La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

'Bye bye' Mateos Gago

Para no quitar los veladores quitarán las aceras. Ésta es la triste realidad que acabará con su fisonomía regionalista

La sentencia de muerte de Mateos Gago tal y como el regionalismo la parió está dictada desde hace mucho. Faltaba ponerse de acuerdo en las condiciones contractuales de la ejecución. Solventadas estas, el próximo mes de abril le darán matarile. Según el Ayuntamiento la reordenación y remodelación -sevillana forma de decir destrucción y desfiguración- consistirá en "la creación de una plataforma única que favorezca el tránsito peatonal y garantice la accesibilidad universal".

Vamos a ver: el tránsito peatonal por las aceras, que tan bellos relieves dan a las calles por estrechas que sean, lo favorece la disminución radical de veladores. Para no quitar los veladores quitarán las aceras. Ésta es la triste realidad. Y apuesto que la desaparición de las aceras multiplicará en breve plazo los veladores (hace pocos días el Ayuntamiento accedió a elevar el número mínimo de mesas respondiendo a la demanda de los hosteleros y ayer supimos que tras un follón legal se construirán y explotarán dos quioscos con terraza de veladores junto a la Puerta de Jerez y el Cristina).

En lo que se refiere a garantizar la accesibilidad universal, bastaría hacer lo anterior, es decir reducir al mínimo los veladores para que sillas de ruedas, carritos de niños y personas con andadores puedan circular cómodamente por las aceras, rebajándolas cada pocos metros con suaves rampas para que puedan subir y bajar de ellas con toda comodidad y sin ningún riesgo.

Asunto solucionado, tránsito favorecido y accesibilidad universal garantizada. Hay que insistir en que la reordenación y remodelación se hará para armonizar lo no armonizable: la conversión del centro histórico en un parque temático turístico, cada vez más vacío de vecinos y huérfano de comercios que surtan sus necesidades cotidianas, cada vez más lleno de bares, restaurantes, terrazas, apartamentos turísticos y hoteles. Con su corazón convertido en la Main Street de Eurodisney, definida en su página oficial con un escalofriante parecido con todo lo que va de Puerta de Jerez a Plaza Nueva: "Increíbles tiendas, galerías, tranvías, carruajes tirados por caballos, bandas de música en Town Square, terrazas, cafés cuidadosamente decorados, restaurantes". Añádanse la Catedral y el Salvador museificados como el Disneyland Hotel y el castillo de la Cenicienta situados en el principio y el final de la Main Street. Esto es lo que hay. Y lo demás son monsergas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios