hoja de ruta

Ignacio Martínez

Candidato y líder

EL Partido Socialista tiene un nuevo líder. Rubalcaba es un excelente candidato para una marca con solera en serios apuros. Su discurso de ayer sonaba bien. Los discursos filosóficos sobre la visión del mundo de un candidato pueden parecer magníficos. Recuerdo con cierta nostalgia el de Griñán al comité director del PSOE andaluz en la primavera de 2009, cuando su todavía amigo Manuel Chaves lo nombró para sustituirle. Habló de la importancia de la Política, con mayúscula, para transformar el mundo, de la educación como pilar del progreso, y del mérito como eje de toda promoción. Dos años después queda poco de aquello. El gobierno de Griñán es valorado por propios y extraños como un equipo lleno de tecnócratas sin peso político, salvo excepciones, y la principal relación de su ejecutiva con el mérito es que en ella abundan meritorios y meritorias.

Rubalcaba nos ahorró ayer el retórico discurso del mérito, pero hizo la misma invocación a la Política y una alusión a la educación más completa que Griñán: la educación es casi todo, política económica, social, laboral y hasta exterior. Pero añadió algo muy valioso. Tenemos el mejor sistema del mundo para formar funcionarios, ahora tenemos que conseguir que forme emprendedores.

Además de filosofía, el candidato y nuevo líder de los socialistas españoles descendió a lo concreto en varias cosas. Es partidario de reponer el impuesto de patrimonio para los más ricos, que los bancos y cajas den una parte de sus beneficios para crear empleo, declara intocable la sanidad pública, dice que el déficit no es progresista, y propone un cambio del sistema electoral, con candidaturas por distritos y un colegio nacional para restos, como en Alemania. Es curioso que Griñán negara hace un mes cambio alguno en el sistema electoral andaluz y se limitara a insinuar como única innovación posible el aumento de diputados. Hay diferencias.

En fin, Rubalcaba no mencionó a ETA, no hizo crítica alguna al PP y no se refirió a la necesaria reducción de la administración pública. Subrayó tres ideas: necesitamos más política, más democracia y más Europa. Lo último ya lo usaron en sus tiempos tanto González como Aznar. Dos ganadores. Lo mismo es algo que se pega.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios