Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Carvalho y no hay mal que por bien no venga

La ausencia del luso se ve como un drama que bien pudiera ejercer de catarsis para mejorar

Una de las piezas del rico refranero español más usada es la de no hay mal que por bien no venga. Una forma de sintetizar la catarsis que representa un punto de partida para el cambio, preferiblemente a mejor. También es una forma a priori de optimizar un asunto que ha consternado como ha consternado en el Betis la importante lesión que Carvalho se trajo de su querida Lusitania tras la convocatoria por su combinado patrio.

Pero desmenucemos por qué ese discurso optimista de que el mal puede encaminarnos al bien. Pues para empezar digamos que la andadura del Betis no es la esperada y que muchos son lo que culpan de tan desmañado discurrir al mal trabajo defensivo del centrocampismo. Y es ahí donde Carvalho se erigía en figura principal, ya que su capacidad para personalizar el juego no iba en consonancia para algo tan fundamental en su puesto como es la vieja conseja de hacer la raya.

Más capaz para la suma que para la resta en esa parcela tan importante, la ausencia del portugués podría darle a Rubi la luz por donde encontrar la solución. Pero a ver cómo subsana el técnico ese problema a fin de que deje de serlo. ¿Un simple cambio de cromos o algo más profundo? ¿Alguien que juegue de Carvalho sin ser Carvalho o, mejor, una reestructuración en el fondo y en la forma? Quien la lleva la entiende y ahí debe andar Rubi en busca de una lámpara que frotar.

Por lo pronto las siegan verdes como primera providencia, que será el domingo a la hora de comer en Anoeta. Allí espera el equipo de la clase media que mejor se comporta de medio campo en adelante, con lo que el trabajo defensivo bético debe subir enteros para que no se repita la tragedia de Villarreal. Carvalho no era un seguro de vida precisamente, por lo que no estaría mal que la tragedia que supone la ausencia del portugués se convirtiera en un paso hacia la mejoría.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios