Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Choque entre dos heridos de importancia

DISTINTAS pero muy graves las heridas que presentan los rivales de esta tarde en Heliópolis. Heridas de diferente calado, pero heridas importantes tanto en el Betis como en el Valencia. Con tres puntos de distancia, el Valencia no puede mirar por encima del hombro a nadie, sobre todo por el descosido que sufrió en su reciente visita al dentista (Caparrós dixit), mientras que el Betis afronta la cita instalado en una situación nueva.

Debuta en primera línea Ángel Haro tras el rapto de dignidad de Juan Carlos Ollero y se prevén nuevos nombres en la alineación. Se trata de un partido clave para rehabilitar el nombre del Betis en la tabla, asomado que está ya al brocal del pozo. La historia reciente dice que Heliópolis resulta territorio comanche para ese Valencia inmerso en un laberinto enloquecedor y con un entrenador que no sabe a qué sabe ganar un partido de Liga tras dos meses en dicho potro de tortura.

Pero vayamos a lo que verdaderamente nos interesa, al Betis, por siempre y para siempre Real Betis Balompié. Instalado en un eterno Kilómetro 0, hoy se insiste en la cosa y cuando den las cuatro en todos los relojes de la tarde heliopolitana estaremos ante el enésimo volver a empezar en la vida y milagros del sevillanísimo club de las trece barras con corona. Ganar, ganar y ganar ha predicado Juan Merino, pues venga, a eso, que para luego es tarde, muy tarde.

Los antecedentes más cercanos nos desvelan un Betis que mereció mucho la pena en dos partidos y algo en medio. El otro medio, el de la primera parte en Anoeta, fue un remedo de lo anterior que devolvió al bético a una realidad tan cruda como latente. Hoy toca pelear con otro herido y el pleito se aventura difícil. La calidad individual de un Valencia hecho a golpe de chequera es innegable y el día que esos individuos se alíen... Ojalá sea a partir de mañana.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios