El Cid nos mira

Es la oportunidad de conectar peatonalmente desde La Campana hasta el Parque de María Luisa

Hace unos días se han iniciado las obras en el terreno que hay delante de la antigua Fábrica de Tabacos, actual Universidad, frente a la glorieta del Cid, para suprimir el aparcamiento y mejorar el paseo peatonal y el arbolado. Muy buena noticia. También podemos decir que ya era hora. Inciso, ¿la estación de servicio va a seguir allí? Como digo, me parece una buena noticia, pero de inmediato se me ocurre: ¿Y por qué no una acción más decidida en todo el espacio entre esos terrenos y el Prado, incorporando la estatua del Campeador y su glorieta? Desde mi punto de vista, es la oportunidad de conectar peatonalmente desde La Campana, por Sierpes hasta la plaza de San Francisco, Velázquez y Tetuán con Plaza Nueva, la Avenida, Puerta Jerez y el Cristina con la calle San Fernando y Jardines de Murillo, el Cid con el Prado y el Parque de María Luisa. El Cid es la clave. Lo he contado en alguna ocasión, pero ya que abren la puerta las obras de mejoras en el entorno, lo cuento de nuevo.

Creo que merece una reflexión y una propuesta de actuación, si no es que ya están hechas ambas cosas, con nueva regulación del tráfico en el entorno. En cualquier caso, información, publicidad y un concurso urbano de arquitectura y paisaje para todo ese espacio sería una mejora en los procedimientos, acorde con los tiempos y con las ideas que presentó el alcalde. Una zona peatonal continua que conectaría el corazón del casco histórico con el Cristina, los jardines de Murillo, el Prado y el Parque.

Proceso participativo de delegaciones municipales (tráfico, urbanismo, jardines, etc..) y entidades ciudadanas para establecer los objetivos y los calendarios, con periodo de alegaciones públicas claro está. Y con una convocatoria de un concurso de proyectos de carácter internacional, europeo al menos es obligado. ¿Qué se espera de un concurso? Un debate de ideas y soluciones apropiadas para la cuestión planteada. En este momento, el debate no es solo interno a las disciplinas urbanas, sino también con la sociedad. Las pautas participativas de la sociedad civil, en todos los asuntos que atañen al gobierno de las ciudades, cada vez están más desarrolladas y son irrenunciables.

El concurso debe garantizar la transparencia y limpieza del procedimiento y la coherencia de las bases. El programa y los condicionantes urbanísticos deben estar inequívocamente formulados. El número de participantes debe ser el suficiente para que existan la diversidad de opciones y soluciones y el jurado debe ser cualificado y debe motivar con claridad y precisión el dictamen, aportando con ello nuevo material al debate. Y los ciudadanos deben tener claro los objetivos a alcanzar y compartirlos. Si queremos una ciudad con mejoras que beneficien a todos, aprovechemos las oportunidades y si no, creémoslas. El Cid, obra de Anna Hyatt Huntington está en su pedestal diseñado por Vicente Traver desde 1929, ¿les suena el año? Desde allí arriba nos mira y parece que marca el camino. Decisión y adelante

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios