La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Confirmación indudable de un anhelo

Entre partido y partido de esta Eurocopa en la que puede consumarse un nuevo divorcio de la selección y la afición, entre sapo y sapo que desayunar a causa de las excusas y descalificaciones de seleccionador y jugadores, ahí que el domingo nos encontramos con una corrida de toros que nos reconciliaba con nosotros mismos. Una corrida en Granada plena de sevillanía, quintaesencia torera y elegancia gracias, respectivamente, a Pablo Aguado, José Antonio Morante y Josemari Manzanares. Y como lo nuevo es lo que mejor se acoge, la faena del sevillano se queda en las entretelas del alma porque fue la confirmación de que la Sevilla huérfana ya cuenta con un torero que la haga soñar. Nuevamente, un torero de Sevilla paró los relojes del Albaicín como una vez los parase aquél que un día nos dejó huérfanos en una plaza de carros aguas arriba de donde vio la luz primera.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios