La ventana

Luis Carlos Peris

Convendría acelerar el zafarrancho

PRIMER lunes de este agosto que en Sevilla es como es para convertir en cómoda una ciudad que siempre invitó al paseo rumbo a ninguna parte. Y en este primer lunes agosteño se anuncia un zafarrancho de obras que pondrá patas arriba un puñado de vías. Por supuesto que es la época mejor para levantar calles y plazas. Llegaron los días en que la demanda rodada es menor y lógico es que se acometan en ellos, pero desde esta atalaya osaríamos pedir una mayor diligencia en esas obras. Un ritmo más diligente del que se está llevando, por ejemplo, en Goles, inhabilitada para el tránsito desde meses ha, desde un tiempo casi inmemorial, diríamos con la rigurosidad que nos concede el molesto carácter de víctimas de la cosa. Y preguntamos: ¿Por qué se suspenden las obras en fin de semana? Obras tan molestas, mejor que duren poco que tanto, ¿no?

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios