Crónica Levantisca

J. M. Marqués Perales

jmmarques@diariodecadiz.com

La Corriente

Al calendario festivo sevillano le van a arrancar los primeros seis meses del año 2021

Antes de que Juan Espadas vuelva a recibir la llamada de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ya se lo adelanto: en 2021 no habrá pasos en las calles en Semana Santa, como no habrá Feria de Abril ni peregrinación al Rocío, el calendario festivo sevillano tendrá seis meses arrancados el próximo año. Sevilla tiene doctores, jueces, formuladores de axiomas, malanges y criticones en sevillanía; en definitiva, guardianes de los cánones, así que ellos serán los que discutan como teólogos de Bizancio sobre las cuestiones del calendario, serán quienes propondrán celebrar la Feria en San Miguel, añadir un día más a 2021 para ir al Rocío en diciembre y trasladar la Semana Santa a una magna procesión que irá desde Chipiona a Matalascañas por el coto para unir ambas poblaciones sevillanas de más allá de las fronteras de Villalobos.

Por eso no se preocupen, que aquí se discute sobre todo, especialmente de lo no importante, asuntos como si la flor de la Feria va arriba o al lado o si la melva debe acompañar a la ensaladilla. Oh, la ensaladilla, receptorio de sabiduría, trampa de herejes, pegotón inmaculado.

Antes de que Juan Espadas reciba la llamada de Tedros Adhanom -"lo siento, Juan, otro año sin canina"-, la evidencia nos dice que no habrá vacuna en octubre como predijo Donald Trump, aunque a él tampoco le hará falta porque ha salido del hospital mejor que hace 20 años. En el mejor de los casos, los laboratorios tendrán disponible algunos anticuerpos para diciembre y comenzarán a distribuirlos en los primeros meses de 2021, de modo que será mejor dejar pasar el primer semestre sin bullas ni aglomeraciones.

Los niños han vuelto a los colegios, y han vuelto bien, lo importante era comenzar, y ahí Javier Imbroda se apunta un tanto después del tipo que contrató para delegado de Educación, el que resultó tener un problema mayúsculo con la empresa que exportaba vaginas de plástico para todo el mundo. Siguen en las aulas y, con incidencias, seguirán, aunque de vez en cuando deban retirarse algunos días a sus casas.

La nueva normalidad se nos va ordenando, mientras los bares sigan abiertos habrá vida, el desayuno en la calle es síntoma de buena salud, pero hay que afinar un poco más. La OMS, que, admitámoslo, se ha equivocado en esta pandemia cien veces más que Juan Espadas, terminará por aceptar que el coronavirus también viaja en aerosoles, por lo que será conveniente que haya laxitud con los veladores, que abramos ventanas y que manejemos esa dinámica de fluidos en las que los andaluces somos maestros: crear corrientes. Pero sin resfriarnos. Que pase por el laíto.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios