Visto y Oído

Antonio / Sempere

Cosas claras

E L comportamiento de la audiencia en la noche del martes fue muy elocuente acerca de sus intereses. Con claridad meridiana expresó cuáles son sus apetencias. Qué tipo de formatos aguarda con fruición. La victoria de Pequeños gigantes (Tele 5, 25%) sobre Descalzo sobre la tierra roja (La 1, 7,6%) nos sitúa perfectamente en el aquí y el ahora. Esa y no otra es la fotografía que mejor retrata los gustos y las fobias de los españolitos que, cada noche, la emprenden con el mando a distancia.

La miniserie sobre la figura de Pedro Casaldáliga dice mucho y bueno sobre la televisión pública que la produjo. Muy superior a aquel otro biopic dedicado a Vicente Ferrer, Descalzo sobre la tierra roja contó con un casting de impresión, generador de disfrute del bueno. Todo lo que digamos de Eduard Fernández es poco. Pero baste recordar, aunque las comparaciones sean odiosas, que este Eduard, por protagonismo y enjundia, contuvo bastante más poso que el que vemos en pantalla grande en El niño.

Por si esto fuera poco, echando un vistazo al resto de cadenas comprobamos muy rápidamente cómo mientras una serie inocua como Vivo cantando (Antena 3) logró un 12%, un partido de baloncesto en Cuatro un 8% y una película sin fuste en La Sexta, 12 trampas, un 12%, el estreno de Los días no vividos, largometraje de Alfonso Cortés Cavanilles cosecha de 2012, se tuvo que conformar con un 2,2% en Versión española, La 2.

Lo dicho. Todo claro y diáfano. La 'foto finish' de la verdad. La cadena de Sálvame y Gran Hermano arrasando, que es gerundio. Y la pública, en tanto en cuanto próxima a lo que se espera de ella, mermada. No hay que darle más vueltas. Esta es la realidad.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios