Cosas que pasan

Ricardo Castillejo / Rcastillejo@grupojoly.com

Cosas que hacen que la vida valga la pena

AVictoria Beckham no hay quien la entienda. Cuando vivía en Madrid, estaba deseando de irse porque, como todos sabemos, España le olía a ajo y ella, más fina que un coral, no podía soportar tamaña "vulgaridad". Luego se marchó a Estados Unidos, -siempre siguiendo el rastro de su marido, David Beckham- y tampoco estaba contenta puesto que, al llegar al territorio "yanqui", se encontró con una acogida bastante más tibia de lo que, en principio, esperaba. Se ve que a los americanos no les deslumbró el brillo de la ex Spice Girl y que, ni siquiera haciendo amistad con el matrimonio Cruise, conquistaba el corazón de una gente muy acostumbrada a las grandes estrellas como para rendirse a unos pies de tan desagradables "juanetes".

Antes de Navidad, su esposo ha vuelto a ser fichado por el Milan pero, ni siquiera en esta ocasión, el futbolista ha encontrado el beneplácito de una caprichosa mujercita a la que, para complacerla, ha "mandado" a Londres con sus padres con la intención de que, celebrando allí las fiestas, se le aplaque el mal carácter y se vaya haciendo a la idea de trasladar su residencia a una vecina Italia que a saber qué pega tiene para que a Posh tampoco le termine de convencer.

Todo lo contrario que David quien, por lo visto, está encantado con la posibilidad de comer de nuevo esa pizza de la buena que adora y que, a juzgar por el "canijazo" que tiene encima su compañera, está claro que, por su casa, aparecen poco. Por eso, cada vez que tiene oportunidad, él se pega un "homenaje" como el que, según he sabido, organizó durante una visita en Sevilla en la que, en "Casa Robles", se despachó a gusto con un montón deno marisco. Y porque no conoce el cocido que hace Consuelo Alcalá que si no, la ex de Jaime Ostos tendría al futbolista todas las semanas en su casa del campo. Un lugar desde el que me cuenta que acaba de ser abuela de un precioso nieto nacido como un regalo anticipado de Reyes y que supone una nueva ilusión para mi querida amiga. ¡Ésas sí que son "cosas que hacen que la vida valga la pena"!

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios