La ciudad y los días

carlos / colón

Cría cuervos

QUE la crisis del PSOE acentúe la fuga de sus votantes hacia Podemos y Ciudadanos demuestra el daño hecho por los mandatos de Zapatero y Sánchez. Los que cambian a favor de Podemos han absorbido las posturas cada vez menos socialdemócratas y más radicalizadas de ambos líderes, la cerrazón del "no es no" que pasa de la legítima y necesaria oposición democrática al frentismo que demoniza al opositor, y la disponibilidad de Sánchez a dejarse devorar por Podemos -poniendo en peligro el carácter socialdemócrata del PSOE- y a pactar con independentistas -rompiendo el talante claramente constitucionalista del partido que se denomina español-.

Descabezando a Sánchez (figuradamente, claro, porque no es cuestión de que el hombre se esté paseando por Los Ángeles como Sleepy Hollow) el PSOE se ha salvado traumáticamente a sí mismo y se ha puesto en la senda correcta, que es la de la fidelidad a su ideario y el realismo. "No hay una alternativa de izquierdas, hay que bajar a la realidad", ha dicho Javier Fernández. Y afrontar la realidad es el inicio de toda recuperación. Le queda ahora a la gestora lidiar con los radicalizados sanchistas. Cría cuervos y te sacarán los votos.

Los votos que se les han ido y se les vayan a Ciudadanos, por el contrario, son los de quienes quieren un PSOE de centro-izquierda, socialdemócrata, constitucionalista y anti independentista. Estos votantes confían en el talante de Javier Fernández; pero desconfían de que le dé tiempo a resanar el partido, dudan de que en el caso deseable de que se abstengan para favorecer la gobernabilidad se respete la disciplina de voto y temen que Sánchez contraataque en las primarias.

La presión de Podemos pone las cosas aún más difíciles. Están intoxicando al igualar abstención con apoyo para así descalificar al PSOE como oposición y asumir ellos ese papel frente a una gran coalición que no se va a producir. Pero es sabido que los populismos sólo engordan con la carroña y solo graznan mentiras. Si alguien es responsable de la casi segura investidura de Rajoy es Podemos, al hacer fracasar con su abstención la de Sánchez (lo que por otra parte es el único favor que le han hecho a este país). Abstenerse no es apoyar y la mayor oposición parlamentaria al PP será, no lo duden, la de un PSOE reconstruido si Javier Fernández tiene éxito y el partido recupera su sentido común progresista.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios