EL Íbex cedió ayer un 1,36% al cierre del mercado y encadenó su cuarta sesión en rojo. El selectivo se estableció, así, en los 10.353,8 puntos, su nivel más bajo desde finales del mes de julio. Las ganancias anuales menguan hasta el 4,41%.

Sólo tres valores esquivaron las pérdidas: Viscofan (+0,66%), Ferrovial (+0,56%) y ACS (+0,24%). Sin embargo, todos los blue chips cerraron en negativo, lo que llevó al índice a acumular un descenso de más del 5% en las cuatro últimas jornadas.

Telefónica perdió un 1,71%, BBVA un 1,4%, Santander un 1,24%, y Repsol un 0,6%. Inditex cedió un 0,12% e Iberdrola un 0,86%. FCC protagonizó la mayor caída del día, con un descenso del 5,13%, seguido de Bankinter (-4,32%) y Popular (-4,07%).

Sabadell, Acciona, Sacyr, Caixabank y Gamesa se anotaron pérdidas superiores al 3%, mientras que las caídas de los títulos de Jazztel y OHL rozaron ese umbral.

El Íbex se volvió a atascar en las pérdidas pese a la tendencia alcista generalizada entre las principales plazas de Europa. Sólo Milán (-1,5%) sufrió más que el selectivo español. París y Fráncfort registraron sendas subidas del 0,4%, en tanto que Londres ganó un leve 0,1%.

En cuanto al mercado de deuda pública, la prima de riesgo española se dejó arrastrar por el pesimismo de la Bolsa y subió ligeramente a los 138 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 2,56%.

El euro, por su parte, luchó por mantener posiciones respecto al dólar y la moneda única se intercambió al cierre de sesión por 1,3368 billetes verdes.

En el mercado continuo, donde se negociaron 2.443 millones de euros (algo más de 400 fueron intercambiados por inversores institucionales) destacó la caída del 7,48% de Dogi y el avance del 4,08% de Amper.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios