Crónica levantisca

Juan Manuel Marqués Perales

¿Cumplirá?

HACE tiempo que los discursos de Rajoy se convirtieron en un saluda de revista publicitaria: un aburrimiento. Muchos saludos -hola Esperanza, hola Miguel, hola Ana-, recuerdo a las víctimas de ETA, dos o tres obviedades y ramplonería mitinera. Hasta ayer en El Escorial. Rajoy pronunció, por vez primera en esta legislatura, un discurso que merece ser leído como un relato coherente de estos dos años y medio. Primero la imprescindible confesión para recuperar la credibilidad: "incumplimos" -incumplió- su programa electoral; subió los impuestos, y aquella prima de riesgo que se iba a esfumar en cuanto apreciara sus barbas aún nos dejó un millón de parados más. Incumplió su programa -dijo en El Escorial- para evitar la quiebra, la intervención, para rascar el bolsillo de los trabajadores porque la recaudación bajó en 70.000 millones de euros. Tras un sangre, sudor y lágrimas del que nadie nos advirtió, ni él ni Zapatero, España vislumbra una salida de la crisis, el FMI nos augura un crecimiento del 1,2% este 2014 y aún resta otro año y medio para comprobar si la recuperación se filtra a la calle. Rajoy y el PP han encontrado su discurso. Cumplimos es su lema. Exagerado -es cierto-, olvidadizo con los dejados en el camino, con los emigrados, pero revelador: Rajoy ha mostrado su hoja de ruta. Tiene hasta febrero de 2016.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios