Un día en la vida

Manuel Barea

mbarea@diariodesevilla.es

Y la DANA no vino

¿Hay una DANA? Pues que venga. Esta ciudad lo quiere todo. Lo que se pierde la DANA no viniendo a Sevilla

Parece que el paraguas lo inventó un chino. Lo dice internet. Y si lo dice internet, qué más da que no sea verdad. Dejémosle pues el supuesto mérito de la invención del paraguas a un chino, el que sea. También allí, en China, inventaron la pólvora. Muy hábiles estos chinos. Para hacer fuegos artificiales, en principio (después vino lo otro). Muy exportables los dos inventitos, el paraguas y el petardo. Tengo yo pensado para los creadores de ambos una cavidad del cuerpo humano por el que podrían haberse metido el artilugio y el artefacto y a continuación hacerlos funcionar. A ver qué.

Todo esto es a cuento del paraguas. Lo de los petardos lo dejaré para navidades y la primavera, cuando proliferan, con todos esos entrañables niños y sus graciosísimos padres explotándolos en Nochebuena y Fin de Año y con todos esos patilludos y cejijuntos coheteros anunciando y clausurando procesiones, ferias, romerías y verbenas alrededor del mes más cruel y sin embargo tan querido por estos lares. También a todos ellos hago extensiva mi sugerencia del uso de su cavidad corporal para disfrutar de tales aficiones.

Pero decía que el paraguas... El paraguas no sirve absolutamente para nada. El paraguas es un queo. El chino se ha quedado con Occidente, donde presumimos de quedarnos con alguien como con un chino. El paraguas es un objeto odioso. Es un arma de destrucción masiva, sobre todo en manos de niños repipis y mimados a los que sus papás dan el capricho porque el niño quiere ser como los mayores y llevar un puto paraguas. Un niño con paraguas te puede dejar tuerto. Una calle atestada de paraguas no es sólo intransitable, es peligrosa. Un paraguas en la grada del estadio es una mierda. Un paraguas te hace pensar en lo que dice Stephen Dedalus: "Un hermano se olvida tan fácilmente como un paraguas". Y hay quien regala paraguas. Te está pidiendo que le sueltes lo de la cavidad.

Y seguro que muchos de ustedes han cargado este fin de semana en esta ciudad con un paraguas. Para recibir a la DANA, ese fenómeno meteorológico que también iba a venir a Sevilla. Esta ciudad lo quiere tener todo. ¿Hay una DANA? Pues que venga. No vamos a ser menos que Almería y Granada, faltaría más. Ya está tardando la DANA. Tiene que venir a Sevilla sí o sí.

¿Hay unos Goya? Pues que vengan.

¿Hay unos MTV Nosequé? Pues que vengan.

¿Hay un Obama? Pues que venga.

¿Y no hay un Trump? Pues que venga. Sí. Ése más.

¿Y no va a venir el Papa? ¡Ese el primero! Aunque llueva.

Y así estrenamos el paraguas. Que la DANA nos ha plantado. Lo que se pierde la DANA no viniendo a Sevilla. Si cuando llueve aquí es maravilloso.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios