Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Daniel Alves, esa máquina de ganar

Cuarenta títulos ya en su haber, recordemos que pocos lo tomaron en serio cuando llegó

Dieciséis años y medio de su debut en el Sevilla, Daniel Alves ha levantado su cuadragésimo título. Ha roto todos los registros a través de varias camisetas que tienen su origen aquella tarde de blanco en Nervión con el Espanyol al otro lado de la cancha. Veinteañero, especialmente caprichoso en sus atavíos capilares y bahiano de nacimiento, quizá haya sido la pieza más rentable de cuantas cazó Monchi para las arcas del Sevilla.

Y cuando nos retrotraemos a aquel 23 de febrero de 2003 caemos en algo que ahora nos hace reír y es que pocos se tomaban en serio las andanzas de aquel mestizo que tanto destacaba por sus peinados. Era anárquico como él solo y aunque Monchi lo había fichado como defensa, Caparrós no se fiaba de sus veleidades tácticas y optó por colocarlo de extremo, casi siempre en detrimento de Paquito Gallardo, que era el extremo derecho titular antes de aparecer Jesús Navas.

De hecho, la tarde del debut de Sergio Ramos en el primer equipo y con el Dépor ganando en Riazor por un penalti materializado por Diego Tristán, Caparrós tomó la decisión de prescindir de Gallardo para que Sergio fuese lateral y Daniel extremo. Por aquel entonces, temporada 2003-2004, Daniel ya se había hecho con el costado defensivo para una línea que completaban Javi Navarro, Alfaro y David y de ahí no iba a quitarle nadie hasta que se fue a Barcelona en el verano de 2008.

Y desde la noche de Eindhoven, títulos y títulos con Sevilla, Barça, Juve, PSG y selección brasileña. En ésta ha redondeado la cifra sobrenatural de cuarenta títulos oficiales tras haber sido considerado heredero natural del gran Cafu, a su vez sucesor de aquel Carlos Alberto que alzó la Jules Rimet una tórrida tarde de 1970 en el Azteca. Parece irreal, pero no olviden que fueron pocos los que lo tomaron en serio cuando en enero 2003 llegó de la mano de Monchi, ¿de quién si no?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios