La ventana

Luis Carlos Peris

Defectos, deterioros y negligencias en el callejero

REDUNDANDO en lo de la memoria histórica y los cambios en el nomenclátor del callejero hay que hacer hincapié en la buena memoria que hay que tener para recordar el nombre de algunas calles. Pero no de calles del extramuros más apartado, sino del casco histórico. Nombres de calles que tenemos que rebuscar en los más recónditos arcanos de la memoria porque da la casualidad de que están sin rótulo. Con tanta obra como se hizo durante la malhadada burbuja inmobiliaria, esquina que se derribaba rara era la que se levantaba con su rótulo repuesto. Es, con clara ventaja en esta carrera de calles anónimas, Sevilla la que lidera tan hipotética clasificación. Y eso sin pararnos en rótulos incompletos, mal alineados o de complicada visión por una colocación deficiente. Como ejemplo hilarante de esto último está lo de la calle Teodosio esquina a Baños, con el nombre en dos líneas, Teo arriba y Dosio abajo, del tebeo.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios