La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Deje en paz los pasos, Simón

Absténgase Simón de nombrar los pasos. La Iglesia y las hermandades han actuado ejemplarmente

A qué puñetas viene lo del paso, señor Simón? ¿A qué prejuicios obedece su estupidez de decir: "La forma de relacionarse también cambia en función de la razón por la que se juntan. No es lo mismo estar debajo de un paso de Semana Santa transportado por muchas personas que en una manifestación de 500 donde se pueden mantener las distancias"? ¿Por qué tiene que recurrir a los pasos para encubrir esa pasión suya por no comprometerse, diciendo a la vez una cosa y la contraria? Frente a la claridad valiente, sensata y realista de la ministra de Sanidad usted se ha mostrado favorable a que se lleven a cabo las manifestaciones del 8 de marzo -"siempre que se tomen las medidas de precaución adecuadas", lo que sabe que es imposible- añadiendo a la vez que "si se pueden evitar agrupamientos grandes de personas, mucho mejor". ¿En qué quedamos? ¿Desde su responsabilidad es admisible que se muestre a favor de las manifestaciones y a la vez recomiende que se eviten? Coherencia, responsabilidad, dignidad, seriedad, vergüenza y menos artimañas, por favor.

Basta ya de tildar de antifeministas e insensibles hacia el drama del maltrato a quienes, en las actuales circunstancias, saliendo de la tercera ola y temiendo una cuarta de la que usted mismo, señor Simón, advirtió el pasado 8 de febrero, desaconsejan la celebración de estas manifestaciones. Y absténgase usted de poner el foco en los pasos. Las manifestaciones del 8-M del pasado año se celebraron con las consecuencias sabidas. Seis días después el Arzobispado de Sevilla, de acuerdo con el Consejo de Cofradías y el Ayuntamiento, suspendió la Semana Santa. Y no hubo una palabra de protesta. El pasado 28 de diciembre el Arzobispado de Sevilla decretó la suspensión de la Semana Santa de 2021. Y no hubo una palabra de protesta.

La Iglesia, las hermandades y el pueblo de Sevilla han dado muestras de madurez, responsabilidad, civismo y solidaridad que ya quisieran para sí usted, las asociaciones convocantes de las manifestaciones del 8-M y los políticos que las apoyan. No me venga con lo de los pasos. ¿Alguien lo ha reclamado? ¿Imaginan la bronca que se habría montado si el arzobispo de Sevilla, como ha hecho Simón, hubiera autorizado las procesiones "siempre que se tomen las medidas de precaución adecuadas" y a la vez recomendado que "si se pueden evitar, mucho mejor? Más vergüenza, señor mío. Y deje en paz los pasos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios