PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Democracia y salud mental

LA guerra de la poca vergüenza sigue su curso conforme al guión de los hechos consumados. Israel tiene de presidente a un Nobel de la Paz, Simón Peres, no cabe mayor paradoja. En Nueva York, la caterva de diplomáticos en la ONU da cuenta de su estatus de visa oro, viven a costa del sufrimiento de quienes padecen las guerras.

La ONG Médicos del Mundo, que preside la sevillana Teresa González Galiana, desarrolla desde 2005 en Palestina un programa de salud mental. Antes de la ofensiva navideña ya dio a conocer sus conclusiones: el 100% de la población sufre estrés. El 92% no tiene esperanza por el futuro. El 84% siente ira constante por circunstancias fuera de su control. El 52% ha pensado en acabar con su vida. Qué salud mental pueden tener los niños y jóvenes que malviven en territorios rodeados por un muro condenado por la Corte Internacional de Justicia, sometidos a un embargo de alimentos y medicinas desde hace dos años, hipotecada su movilidad por los controles militares, imposibilitada su geografía económica y laboral, y humillada su dignidad porque todos los acuerdos de paz tutelados por las grandes potencias son conculcados por el Gobierno de Israel, que crea asentamientos allí donde la hoja de ruta lo prohibía.

El terrorismo de Hamas no justifica el terrorismo de Estado de Olmert, Barak y Livni. Al Qaeda no justifica ni Guantánamo ni las salvajadas de Abu Ghraib. No tiene límites la hipocresía moral del Occidente más sensible a la causa judía y a sus poderes fácticos, que contribuye a perpetuar la dicotomía vengativa y tira a la basura los valores democráticos.

Es un fraude intelectual configurar una tesis sobre la invasión de Gaza a partir de las decaraciones irrelevantes de políticos españoles que no pintan nada. Los hechos son tan palmarios que ponen a prueba la catadura de las adhesiones inquebrantables y las estrategias para escurrir el bulto.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios