Visto y Oído

Antonio / Sempere

Digitalizado

QUIEN a estas alturas me conozca un poco supondrá lo que ha supuesto para mí la implantación del canal digital en alta definición de TVE. Sin duda, el acontecimiento televisivo del año. Aunque no haya sido muy relevante para muchos medios, que como conviene recordar una vez más, barren para su casa, para las alegrías y los méritos de los canales del grupo mediático al que están adscritos.

Pero lo de La 1 en HD en una pantalla bien dotada es un lujo, se mire por donde se mire. Se nota la diferencia. Claro que se nota. Y pobre del que no la discierna, porque eso es señal inequívoca de que tiene el equipo obsoleto. Lo único malo de poder ver La 1 como un espejo es que después, al pasar a La 2 o al Canal 24 Horas, se perciben demasiado las diferencias. Como Fabricando made in Spain. La primera de estreno en HD, la segunda reposición emitida en formato convencional. Se nota la diferencia. Seguro.

Han sido demasiados años, más de cuatro, con el dichoso canal de TVE HD en pruebas. Demasiadas raciones de Pelotas, Guante blanco y últimamente Los jinetes del alba. Hasta que, por fin, llegaron los Telediarios en alta definición. O el Informe semanal. Pero siguen existiendo paradojas. El 'En portada', excelso en su 30 aniversario que veremos esta noche, sólo se podría ver en HD caso de que La 1 lo repusiese de madrugada. Un fallo a corregir.

Qué gozada fue poder saborear el primer Repor del año, eso sí, a una hora prohibida. La radiografía sobre el sector lácteo del país, Las cuentas del lechero, se emitió pasados quince minutos de las dos de la madrugada. Un sinsentido, se mire por donde se mire. Porque todo, fondo y forma, medio y mensaje, era digno de ver.

Pero algo hemos avanzado. Un nuevo paso. Como diría Antonio Ozores, "por fin... somos digitales". Bienvenida sea la normalidad de la HD, de verdad, en abierto.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios