Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Domingo de Resurrección con cáliz y rosas

TERMINA uno y arranca el otro. Acabará el enésimo cáliz del curso para este alanceado Betis y empezará una nueva sesión de vino y rosas para un Sevilla que vuelve a pintar en el concierto universal. Desde Vallecas suenan voces de conmiseración para ese follón llamado Betis, mientras que la voz de Mel se hace notar en el Reino Unido asegurando que no volvería al que fue su club del alma. Como puede verse, un entorno de lo más agradable.

Así amanece el Domingo de Resurrección para el fútbol según Sevilla. O sea, lo de todos los domingos, o sábados, del curso más desigual que se da desde aquella 96-97 en que las cosas eran diametralmente opuestas, con los béticos sonriendo de oreja a oreja y el sevillismo tan mustio como ahora se muestran los vecinos. Los pendulazos que aporta la vida, como si fuera tan difícil que la alegría fuese moneda de uso corriente en ambas banderías a la vez.

Y así el panorama, ya hasta desde dentro se reconoce que el descenso a Segunda es un hecho sin visos de arreglo, por lo que la cita de hoy en Vallecas es como una posibilidad de salvar esa dignidad que se fue perdiendo desde el verano tacita a tacita, goleada a goleada. Sin solución de continuidad, el Sevilla recibe a un Granada con los deberes casi rematados y la moral reanimada tras su triunfo sobre el Barça para en lontananza atisbarse Athletic Club de Bilbao.

Athletic Club es la zanahoria a seguir por ese jumento convertido en potro indomable bajo las riendas de Unai. En el ínterin, el Sevilla escala peldaños en la tabla donde se mide el prestigio.Ya sabe el Sevilla a qué sabe estar por las alturas de ese club tan exclusivo. La semana se le presenta al equipo blanco muy sugerente, pues tras el Granada, llega el Valencia y se presenta a renglón seguido la oportunidad de acercarse aún más al objetivo en su debut en el Nuevo San Mamés.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios