Crónica personal

Pilar / cernuda

Donaciones y donaciones

RUBALCABA busca el titular del fin de semana proponiendo que se eliminen las donaciones de las empresas a los partidos políticos. A lo mejor el secretario general socialista intenta así que se desvíe la atención de un asunto que se le ha ocurrido, seguro, a todo aquel que ha leído la declaración de bienes de Rajoy y comprueba que como presidente del Gobierno gana tres veces menos que cuando era líder de la oposición: ¿gana Rubalcaba, nuevo líder de la oposición, tres veces más que el presidente del Gobierno?

Como posiblemente no le apetece responder a esa pregunta, aunque gana lo que marca la ley, lanza propuesta s para atacar de lleno la corrupción. Y hace bien en atacar de lleno la corrupción, pero algunas de las iniciativas que lanza al ruedo ya están recogidas en leyes o se negocian -con él, entre otros- en la Ley de Transparencia que se pretende llevar al Parlamento en otoño, una vez que se lleguen a acuerdos entre Gobierno y oposición, pues se trata de una ley que por el bien de todos se debe aprobar con el máximo consenso.

España no es un país en el que todo vale. Ya se ha puesto límite a las donaciones de empresas a los partidos políticos y además se han prohibido las donaciones anónimas. Un avance significativo ante el ancha es Castilla que imperaba hasta hace poco. Y también se ha puesto límite a las ayudas a campañas electorales. En cuanto a prohibir que empresas con problemas judiciales puedan tener contratos con las administraciones públicas, como propone Rubalcaba, se trata de un arma de doble filo: más vale dejar el asunto en manos de la Justicia, porque si se aprueba ese punto es fácil provocar que empresas rivales denuncien por mala praxis a quienes se puedan llevar contratos a los que aspiran.

Estos días de desazón por el caso Bárcenas, que tanto daño está haciendo a la imagen de España, que un partido se abra en canal para mostrar sus cuentas y un presidente del Gobierno haga lo mismo demuestra que anteponen la credibilidad de la clase política a cualquier otra prioridad. El líder de la oposición debería moverse en ese terreno, el de la transparencia, aunque ya la aplica para sí mismo puesto que la declaración de sus bienes se encuentra en la página correspondiente del Congreso de los Diputados. Pero proponer medidas supuestamente anticorrupción cuando varias de ellas ya existen y otras se están negociando con su partido, suena a oportunismo puro y duro.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios