Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Emana promete normalidad

El camerunés dice que llega para ser uno más y tamaña obviedad alcanza carácter de noticia por sorprendente

EMANA vuelve mañana para ser uno más. O sea que las cosas se anuncian dentro de una normalidad que en este Betis brilla por su ausencia. Es noticia que un hombre muerda a un perro y no al revés, pero en el caso del caprichoso camerunés la normalidad está tan plagada de anormalidades que luego se destaca lo que en cualquier otro personaje hubiese sido moneda de uso común. He escrito bastante de Emana, un futbolista con condiciones de estrella universal y que va a pasar a la historia como algo que pudo ser y que nunca fue por obra y desgracia de su inmadurez de pobre hombre rico.

He repetido más de una vez que pocas veces vi a un futbolista tan decisivo en un partido como lo fue Emana en el Racing-Betis del Domingo de Resurrección. Un partido muy pronto torcido lo enderezó Emana con acciones tan sorprendentes como sobrehumanas. Balones imposibles, jugadas que parecían inocuamente finalizadas y que él convertía en oro puro a favor de su equipo. Aquella tarde abrileña del Sardinero, Emana salió del campo ovacionado por el público de un equipo que perdía. Pocas veces vi tal fervor de una grada hacia el personaje que le había arruinado la tarde y eso es algo que siempre tendré presente sobre este singularísimo camerunés.

Desafortunadamente para el Betis, los chispazos de tan espléndido futbolista fueron infinitamente menores que los apagones. Y lo malo es que esos apagones parecían consentidos por el propio protagonista de la cosa, lo que trajo una suerte de malos rollos que dificultó la relación de idilio que mantuvieron béticos y futbolista. Ahora llega tras un largo periodo de abstención laboral prometiendo que está dispuesto a ser uno más en un vestuario que no tuerce en exceso con él. Pero lo más preocupante es que ese ideario de buenas intenciones se convierte en titular periodístico, signo inequívoco de que lo que debiera ser normal se convierte en sorprendente.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios