LA compañía Iberdrola, a través de su presidente, Ignacio Sánchez Galán, anunció ayer que la factoría de Navantia en Puerto Real será su proveedor preferente y prueba de ello es que de inmediato recibirá un primer encargo consistente en una estructura para un parque eólico marino en Alemania, por valor de 70 millones de euros. Sánchez Galán hizo este anuncio después de reunirse con la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, a quien explicó los detalles de esta decisión, que supondrá una importante carga de trabajo para el astillero gaditano. Pero lo más importante de este anuncio es que supone un paso adelante de cara a la diversificación de la actividad en los astilleros públicos andaluces. Hasta ahora, algunos proyectos previstos en esa dirección no habían fructificado, pero tras la decisión de Iberdrola cabe la esperanza de que otras compañías sigan su camino y contemplen a Navantia como un proveedor de estructuras para empresas del sector de la energía. Además, ha de suponer un espaldarazo a la apuesta por el desarrollo de proyectos de I+D de la Junta en colaboración con las universidades, como es el caso de Seamar, en el que participa la Universidad de Cádiz que lidera el campus de excelencia internacional del mar (Cei.mar). Esta buena noticia para los astilleros gaditanos llega después de que desde el Gobierno central se haya hecho público recientemente el compromiso de encargar la construcción de un nuevo buque de acción marítima para la Armada Española, con acuerdo ya en el Consejo de Ministros, y de un gasero para Gas Natural. Todo indica, pues, que estamos ante una nueva etapa para el sector naval, que encara de esta forma el futuro con menos incertidumbre que en años pasados. La apuesta de dos grandes compañías españolas como son Iberdrola y Gas Natural por los astilleros de la Bahía refuerzan el papel de esta industria, la única capaz de mover tantos empleos y generar indirectamente abundante mano de obra en el sector auxiliar. Los esfuerzos realizados tanto desde el Gobierno central como el autonómico han de redoblarse para seguir captando contratos dentro de una constante mejora de la competitividad, pues sigue quedando mucho por hacer. Ambas administraciones públicas han de trabajar juntas y en la misma dirección, cada una con sus herramientas, para atraer carga de trabajo a una comarca que padece los índices de paro más elevados de Europa. No caben protagonismos políticos en estos casos, pues lo que queda demostrado es que sumar esfuerzos es la mejor forma de trabajar para la consecución de los objetivos.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios