Crónica Personal

Errejón no deja escapar su oportunidad

En unas semanas, el fundador de Podemos se ha sacado de la manga un partido, Más País, al que todas las formaciones nacionales incluyen en sus sondeos.

Errejón no deja escapar su oportunidad Errejón no deja escapar su oportunidad

Errejón no deja escapar su oportunidad

Ningún momento mejor que éste. Ya pueden pasar meses, que Íñigo Errejón no encontrará unas circunstancias más favorables a presentar su nuevo partido y conseguir grupo parlamentario. Un dirigente socialista lo reafirmaba cuando comentaba que "Podemos está en caída libre, en Ciudadanos hay un desencanto generalizado en su ala izquierda pero nunca votarán al PSOE actual porque detestan a Sánchez, y además la gente cree que Errejón es la cara amable del antiguo equipo de Iglesias. Se equivocan, pero ya sabes que en política se basa todo en lo que transmites, y hoy Pablo Iglesias es un dirigente que ha traicionado sus principios para asumir los de la casta, y todos los fundadores de Podemos, entre ellos Errejón, provocan simpatía porque no se han dejado contaminar por los modos de la casta".

En el PSOE, que no atraviesa la mejor de las situaciones, están muy pendientes de los pasos de Errejón y de cómo puede afectar al futuro de Pedro Sánchez. Vivido lo vivido en los últimos meses, creen que con Iglesias es imposible cualquier acuerdo de Gobierno, mientras que Errejón repite por activa y por pasiva que apoyará un "Gobierno progresista" y dan por hecho que contarían con sus escaños –nadie duda que va a conseguir unos cuantos– si fueran necesarios.

El salto de Errejón a la política nacional rompe la izquierda radical y disminuye sensiblemente la presencia parlamentaria de Podemos, aunque los socialistas son muy conscientes de que sería un milagro que incrementara tanto Más País que sólo con Errejón y PNV podrían gobernar. Las encuestas además coinciden en que el PSOE subirá algo pero no tanto como para que sea fácil la permanencia de Sánchez en Moncloa.

Errejón. Desde la famosa cena de las empanadillas en la que la alcaldesa tropezó en una alfombra de su casa al acercarle la bandeja al ex dirigente de Podemos, se cayó y rompió una pierna, Errejón ha trabajado de forma incansable para crear unas siglas en torno a la personalidad de Manuela Carmena. Más Madrid se presentó con éxito en Madrid y ganó a Podemos, aunque el bloque de centro derecha consiguió hacerse con el Gobierno municipal y regional. Sin embargo, Errejón vio que existían buenas perspectivas para el futuro de "Más…" y se ha pasado todo el verano estudiando la posibilidad de presentar candidaturas al Congreso de los Diputados y dar el salto a la política nacional.

Salto con prudencia, sólo en circunscripciones con más de seis escaños, única posibilidad de conseguir representación un partido pequeño. Por otra parte, si quiere grupo parlamentario propio, que es su objetivo, debería lograr cinco escaños y un 5% de votos nacionales… lo que obliga, esto último, a presentarse en las provincias más pobladas.

Negociación de escaños

Primero Madrid, y ahí la figura de Carmena es clave. La ex alcaldesa no quiere escaño, pero en los últimos meses sin Gobierno ha sido tanteada por los socialistas para que, cuando lo hubiera, pudiera ser ministra o Defensora del Pueblo. Es lo que le gustaría, por eso apoyará con todas sus fuerzas a Pedro Sánchez para que sea presidente, y qué mejor manera de hacerlo que sumándose al proyecto de Errejón. A cambio de algo, por supuesto: en Más Madrid se da por hecho que Errejón encabezará la lista madrileña al Congreso con Marta Higueras de número dos. Higueras fue la mano derecha de Carmena en la Alcaldía, nadie duda de su eficacia como gestora y se ha convertido en una importante colaboradora de Íñigo Errejón. También se da por hecho en Más Madrid que la número tres de la lista será Inés Sabater, ex diputada nacional, ex concejala de Medio Ambiente con Carmena… y miembro destacado de Equo. López Uralde, líder de Equo, no estaba por la labor de integrarse en el Más País de Errejón pero su cambio de última hora a favor de hacerlo podría estar directamente relacionado con el ofrecimiento del 3 a Sabanés. Si alguien piensa que en política todo es gratis, se equivoca. Ni en Más País ni en ninguna parte.

La última incorporación a Más Madrid procede de Murcia. Los dirigentes de Podemos en esa comunidad han pedido la baja en el partido de Pablo Iglesias para sumarse a Más Madrid, lo que significa que, en este momento, Errejón podría presentarse en varias provincias con el apoyo de importantes partidos de izquierda o con un sector de miembros de su antiguo partido. De esa manera, se presenta en Zaragoza de la mano de la Chunta –peligra el escaño de Echenique–, en las tres provincias valencianas de la mano de Compromis y cuenta ya con una pequeña infraestructura en Málaga, Sevilla, Vizcaya, Baleares y La Coruña. Además de Madrid, donde tiene desde mayo representación en el Ayuntamiento y en el Parlamento regional, y acaba de llegar a un acuerdo con Equo.

En el Parlamento madrileño se quejan de las ausencias de Errejón, que han provocado que no se tomaran en consideración las iniciativas que ha presentado Más Madrid estos meses porque faltaba la firma de su portavoz. Las ausencias se debían a la frenética actividad que desarrolla Errejón en las plazas en las que quiere presentarse a las elecciones generales. Lo hace contrarreloj, porque mientras otros partidos nacionales cuentan con sedes, infraestructura y cuadros, Más País ha tenido que "inventar" todo, hasta el nombre. Y no puede echar mano Errejón de mucha ayuda porque tiene la que tiene: muy poca. Un puñado de incondicionales que le acompañan desde que dejó la ejecutiva de Podemos y, en las últimas semanas, miembros de Podemos que se han ido acercando a Errejón a medida que veían que su partido podía ser algo serio, más que un grupo de desencantados con Iglesias y Montero desde hace tiempo y que han llegado al límite su paciencia ante las decisiones incomprensibles tomadas por los dos desde que se celebraron las elecciones de abril y mayo.

Un anti independentista para Cataluña

El reto que se ha marcado Errejón era presentarse en Cataluña, clave por el número de escaños en juego y clave para tener voz en Congreso y Senado ante un problema que hoy protagoniza la política española, y en la que Errejón es menos ambiguo respecto a los independentistas que Iglesias y Colau.

La alcaldesa no quiere pasarse al bando de Errejón. Sus relaciones con Iglesias son manifiestamente mejorables pero a Colau no le tientan en absoluto las posiciones de Errejón respecto al procés. Errejón, asumido que no contará con el apoyo de Colau aunque lo ha intentado, se ha acercado a un dirigente político sindical con gran prestigio en Cataluña, Joan Coscubiela, secretario general de CCOO en Cataluña durante ocho años y parlamentario que ha protagonizado sonoras intervenciones en la Cámara autonómica contrarias al independentismo. Errejón aspira a contar con él y colocarlo en lo alto de la lista por Barcelona.

Mas País se incluye ya en todos los sondeos que manejan estos días los partidos nacionales. Y en todos ellos les dan representación en el Congreso. Pablo Iglesias no se equivocó cuando quiso contar con gente de peso al fundar el partido, aunque esos fundadores no han durado ni cinco años a su lado. Eran, eso sí, personas de criterio e inaccesibles al desaliento. Como Errejón, que se ha sacado un partido de la manga en unas semanas y puede dejar a Podemos fuera de juego.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios