Desde mi córner

Luis Carlos Peris

España recordó a la de los grandes éxitos

QUIZÁS lo más destacable del debut de Julen Lopetegui como seleccionador haya sido la exhibición de David Silva. A falta del gran Andrés Iniesta, al canario no sólo no le pesó la batuta, sino que la manejó al mismo nivel que prodiga el barcelonista. Esa irrupción fue la sorpresa más agradable del nuevo tiempo de la selección junto al partidazo de su paisano Vitolo, que lo único que hizo fue repetir lo que muestra habitualmente en el Sevilla.

La pequeña sociedad que formó con Carvajal para dislocar el flanco izquierdo de la retaguardia belga fue una de las causas para el baño de fútbol de nuestro combinado. Por cierto, el lateral madridista parece bastante más competente para el puesto que su antecesor, Juanfran. Sobre todo supera al colchonero en rigor defensivo, contundencia y velocidad de reacción, por lo que, con permiso de lesiones, da la impresión de que España tiene lateral diestro para mucho.

Como acostumbra, la selección mostró más fútbol que remate, pero si Diego Costa acompaña su partidazo con algo de gol estaríamos hablando de otra cosa. Si consideramos aquel testarazo de Van Persie en Salvador de Bahía como punto de inflexión hacia el deterioro podemos dar fe que desde entonces no veíamos una España así de brillante. Sin Xavi y sin Iniesta, pero con Thiago y Silva, el equipo nos recordó al que ideó Luis y mantuvo Del Bosque en las alturas.

Sin duda alguna, el recital del equipo nacional en Bruselas hará que vuelva la comunión con los aficionados. Y a fuer de buscar agujas en pajares quisimos atisbar que este equipo le ha añadido a las excelencias anteriores una mayor incisión por fuera. Si a estribor Carvajal-Vitolo hicieron estragos, a babor campó a sus anchas Jordi Alba para convertir en una especie de simulacro el sistema defensivo de Bélgica. Gran puesta de largo del equipo nacional; a ver si no es flor de un día.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios