OBJETOS PERDIDOS Sevilla, entre las ciudades en las que más cosas se olvidan en los taxis

La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Espantoso ver pantanos sedientos

Espanta la visión, cuasi fantasmagórica, de cómo las tripas de los pantanos están al descubierto cuando tanto falta para la época normal de lluvias. Una vez más, el concepto normalidad aflora para que la inquietud no nos abandone. La normalidad en pluviometría se presume para la otoñada y para eso queda bastante, que tras esta inmisericorde canícula resta la calor del membrillo, tan húmeda y rica en moscas. Y viendo la tierra resquebrajada y seca nos acordamos de una visión desde el aire del Guadalquivir en pleno otoño de 1995. Varios meses sin llover y desde el avión veíamos un trazado barroso que no era otra cosa que el río. Un río mantenido con agua por la pleamar y que hasta llevó langostinos hasta la presa de Alcalá, primer obstáculo que encontraban. No sé si ya vieron langostinos allí, pero esa visión de pantanos sedientos da una grima espantosa.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios