La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Esperanza y Vida

Sevilla ofrece un ejemplo de callada y eficaz lucha por la vida. Es el de Esperanza y Vida de la Hermandad de la O

Convocadas por la plataforma Cada Vida Importa ayer se manifestaron pacífica y positivamente una cincuentena de asociaciones pro vida en Madrid. Protestaban contra las leyes que invocando la humanidad convocan la muerte, no contra las personas que por desesperación o inconsciencia consideran que el feto humano no es una vida y que darle muerte es un derecho a decidir sobre el propio cuerpo. Como a veces se cumple aquello de que una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad son muchos los que piensan que el aborto libre es una conquista del progreso y oponerse a él algo propio de reaccionarios y fundamentalistas violentos que pisotean los derechos de la mujer. Muy al contrario, lo escandaloso es que quienes se dicen progresistas ignoren los avances científicos y educativos que han demostrado el carácter único de cada criatura engendrada cuyo patrimonio genético es la base de su ser irrepetible, ofrecen métodos anticonceptivos eficaces de fácil y universal acceso y dan a los jóvenes una información sobre la sexualidad de la que antes se carecía.

Sevilla ofrece un ejemplo de callada y eficaz lucha por la vida. Es el Proyecto Esperanza y Vida de la Hermandad de la O, creado en 2007 como Obra Social de la Coronación Canónica de María Santísima de la O por aludir su advocación a la Expectación de la Virgen ante el parto. Como en sus estatutos se define, se trata de "un proyecto que, a través de un equipo de profesionales y voluntarios, pone a disposición de mujeres gestantes en situación de marginación o vulnerabilidad bio-psico-social, los recursos necesarios para favorecer el normal desarrollo del embarazo". Atendiendo al recién nacido y a la madre también después del parto porque no hay límite temporal en el proceso de ayuda.

Al amparo de esta obra han nacido hasta ahora más de 250 niños. Cuando nació el Proyecto Esperanza y Vida los nombres de los niños se escribían en los cirios de la candelería de la Virgen de la O. Hasta que llegó un feliz momento en que no cabían y solo pueden escribirse los de los nacidos en los últimos años. ¿Hay algo más importante que salvar una vida en los momentos primeros de su existencia? Por eso ninguna dolorosa sevillana está iluminada por luces más hermosas que las que cada Viernes Santo se encienden ante la Virgen de la O representando estas vidas salvadas y nacidas. Alumbramiento adquiere aquí todo su significado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios