Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Estropicios varios de una bicefalia

Tras una jornada de alto voltaje, cuartos de Copa sin americanos como cima surrealista

Jornada de aúpa con varios episodios rayanos en la épica y la pena es que un nuevo parón se entrometa en la competición que más gusta, la del todos contra todos y que al que Dios se la dé, San Pedro se la bendiga. Tras el recital del Betis el viernes en Cornellá, un fin de semana pidiendo a gritos el frasco de las sales con lo ocurrido en Nervión, Metropolitano, Chamartín y Mendizorroza, aunque esto último en un tono bastante menor.

Del taconazo de Canales a los conejos que Vinicius se saca de la chistera pasando por el histrionismo del Cholo hasta llegar a la enorme reacción sevillista para rozar el milagro de una remontada para el recuerdo. En el ínterin, una lesión, la de Benzema, que puede influir decisivamente en el desenlace liguero. Partidos de alto voltaje esos cuatro para la constatación de que no hay enemigo pequeño y que el calendario está poblando las enfermerías hasta niveles insospechados.

Lo del calendario es infumable en general y muy en particular en esta tierra de garbanzos en que el divorcio que ha roto en bicefalia está causando unos estropicios inadmisibles. El estadio vacío en Riad para el choque entre atléticos confirmó la estulticia de haberse llevado la Supercopa a la otra punta del mundo. El afán recaudatorio como para llevar ese título tan excesivamente lejos descalifica una medida que ha alterado considerablemente el buen curso de las cosas.

Y es que constreñir el calendario tan desmesuradamente propicia que haya equipos que han de afrontar los cuartos de final de Copa del Rey con sensibles bajas. Meter esta eliminatoria en fechas FIFA sólo puede salir de la cabeza de un personaje que tiene como máxima el vaya yo caliente y ríase la gente. Cada vez que decide algo el inefable y bajo sospecha Rubiales es para meter el dedo en el ojo de Tebas, otro que compagina el papel de bombero con el de pirómano y viceversa.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios