Carlos Navarrro

La Feria que beneficia a Zoido

LAS tres primeras jornadas de esta campaña electoral están eclipsadas por la Feria, una circunstancia hasta ahora desconocida en períodos electorales en esta ciudad. Hay quien defiende que esta campaña nace anulada de origen, que nada de lo que se haga en el arranque tendrá un verdadero eco. Tan sólo el fútbol es capaz de penetrar en el público que vive estos días feriales sin solución de continuidad, ajeno a los telediarios, o en quienes se han marchado a las playas huyendo de todo lo relacionado con la ciudad efímera de las lonas. Con este planteamiento, la coincidencia de la Feria con la campaña beneficiaría al partido más interesado en que todo tenga ya un tono plano: el PP.

Zoido ha pasado de un 2007 en que todo era poco para armar ruido, hacerse notar y buscarse un hueco entre una clase dirigente que le ninguneaba en las declaraciones, a un 2011 en que ha levantado el pie del acelerador para determinados asuntos. El desgaste de ser el primero y tirar del pelotón son funciones para un Espadas al que interesa más que a nadie el ritmo electoral, que el público piense en clave de urna y que no haya ningún acontecimiento de distracción, tareas difíciles en un contexto de Feria y con la sevillana de los 5 millones de parados sonando a toda pastilla. Baste un ejemplo. ¿Qué repercusión puede tener un debate organizado en Sevilla un viernes de Feria por la mañana? Escasa. ¿A quien beneficia más que a nadie el debate? Al PSOE. Haga usted mismo el silogismo deductivo. La conclusión es evidente.

Se da por hecho que si a mediodía del 22 de mayo se registra una participación considerable en los feudos tradicionales del PSOE (Macarena, Sevilla Este y Cerro) puede ser una señal de que los socialistas han conseguido hacer reaccionar a su electorado. Un objetivo al que ya han renunciado en un barrio como Los Remedios, donde varias encuestas vaticinan que los populares no sólo mantienen la hegemonía, sino que son capaces de arañar bastantes votos más. Esta semana han buzoneado el barrio con las propuestas de Zoido de ampliación del real y de su uso durante todo el año. Como en política nada es por casualidad, ahora se entiende el desahogo de aquella socialista que dijo en un mitin que los vecinos de esa zona de la ciudad se levantan a las once de la mañana. Otro error de manual de los socialistas.

Hablando de errores, ¿será verdad que Espadas ya ha considerado inteligentemente la posibilidad de repescar a Rosamar Prieto-Castro si alcanza el poder municipal?

El ruido de cascabeles y el machaqueo de sevillanas benefician, sobre el papel, a quien todo lo apuesta ya por el contacto personal, por ese incesante estrechar de manos e intercambio de sonrisas que tanto gustan al hombre de pueblo que Zoido nunca ha dejado de ser. Pero mal, muy mal, haría el PP en creerse en posesión de una victoria que sólo existe en las encuestas, como mal ha hecho el PSOE en tachar de flojos a los miles de vecinos de un barrio que estos días, precisamente, aguantan los peores efectos de la Feria. No es que se levantes a las once, es que no pueden conciliar bien el sueño antes de las siete.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios