hoja de ruta

Ignacio Martínez

Fichajes de verano

LA mejor liga de baloncesto del mundo, la NBA americana, acaba de fichar al joven Ricky Rubio, con lo que ya tiene seis españoles en sus filas. Aunque no se sabe cuándo empezará esta temporada, porque los jugadores y los dueños de los equipos no se ponen de acuerdo sobre una reducción de los salarios que impida que los clubes pierdan, como este año, unos 210 millones de euros. Para entendernos, unos 35.000 millones de pesetas. Un gran jugador de la NBA, como Kobe Bryant, puede ganar al año unos 23 millones de euros, de los que algo menos de la mitad proceden de la publicidad.

En el caso de los tenistas, los premios significan una parte pequeña de sus ganancias. Lo que ingresa en la pista un campeón como Nadal estará en torno a los cuatro millones de euros anuales. Sin ir más lejos, ayer por perder la final de Wimbledon el tenista español pudo ingresar unos 600.000 euros. Pero sus ingresos por publicidad y patrocinios pueden representar cuatro o cinco veces más de lo que consigue con la raqueta. Dicen que Fernando Alonso empata entre lo que se gana en los circuitos y lo que le llega por otros conceptos: veinte y veinte millones por un lado y por otro.

Ayer se corrió el Campeonato del Mundo de Motociclismo en Mugello, en la Toscana italiana, en un circuito propiedad de Ferrari, la marca con la que corre Alonso. Tres españoles, Terol, Márquez y Lorenzo, ganaron las tres pruebas. Y Terol llevaba en el lomo de su moto Bankero, que es el lema con el que Bankia anima a comprar acciones de la entidad en su inminente salida a Bolsa. Los publicistas tienen ideas brillantes, pero no sé si sentirse banquero en el mundo de hoy es un elemento de autoestima o lo contrario. Previamente Bankia ha informado del salario de su cúpula directiva. Los tres principales ejecutivos van a cobrar un salario conjunto de 10 millones de euros.

La banca paga muy bien a sus directivos. Es casi tan generosa como la NBA con sus estrellas. Por ejemplo, el consejero delegado del Santander, Alfredo Sáenz, tiene un salario para él solito que se acerca a los 10 millones de euros. Hasta tal punto paga bien la banca privada, que el hombre a quien todos señalaban como futuro presidente del Banco Central Europeo en sustitución de Trichet, el alemán Alex Weber, dijo que no a la señora Merkel y a todo el Consejo Europeo. Y se quedó tan ancho. El presidente del BCE sólo gana al año 370.000 euros, mientras Weber ha fichado por la UBS suiza, en donde tendrá un sueldo de más de cuatro millones al año desde que lo nombren presidente en mayo, y ha cobrado una prima por la firma de otros cuatro millones. El ex presidente del Bundesbank, como los grandes futbolistas, tenía más novios como el Deutsche Bank, pero ha preferido a los suizos. El verano es también temporada alta para los grandes fichajes. De deportistas y banqueros.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios