Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Fiesta ante el retorno de la competición favorita

Es tan considerable la distancia entre APOEL y Sevilla que no aparece opción alguna al temor

Vuelve un año más a Nervión la magia de la competición favorita, esa Liga Europa, antes Copa de la UEFA, que tanta plata aportó a la sala de trofeos del Sevilla. No será la noche más inquietante, ya que quien llega es un modesto equipo chipriota que cuenta sus muchas participaciones europeas casi por derrotas. La última ocurrió hace dos semanas en su propio estadio GSP ante otro ninguno como él, el luxemburgués Dudelange.

El APOEL es el equipo de los griegos de Nicosia. Como recordarán los más veteranos, Nicosia salía mucho en los telediarios por la labor que desempeñaba su jefe espiritual, el famoso arzobispo Makarios que lideró la independencia chipriota para erigirse en su presidente hasta su muerte en 1977. El APOEL y Makarios han sido los que más han contribuido a poner a Chipre en el mapa universal y ahora es el equipo de fútbol, muy laureado domésticamente, quien recita ese papel.

Considerado por la autoridad partido de alto riesgo, no parece posible que el APOEL vaya a ser obstáculo considerable para este Sevilla que ya el domingo hizo olvidar sus derrotas consecutivas ante Real Madrid y Eibar. La remontada sobre el tempranero gol de Oyarzabal le devolvió el optimismo a una clientela que no acababa de creerse lo del jueves anterior en Ipurua. Dejó con esa reacción olvidado el revés increíble de Éibar y volvió a mostrar sus credenciales para lo mejor.

Lo de esta noche en Nervión es otra historia muy particular, ya que el retorno de la competición favorita le alegra las pajarillas a la concurrencia. Una concurrencia que acude sin ningún tipo de preocupación en el convencimiento de que no habrá opción a que algo nuble la noche. La diferencia de potencial entrambos contendientes es tan acusada que cualquier sombra de maracanazo ronda lo utópico, algo imposible de que ocurra. Por lo tanto, nueva fiesta en Dato, seguro que sí.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios