Fijar la pieza ayuda a cobrarla en la batida

Acostumbrado a sorprender y confiado en que su discurso político conecta más que el de alguno de sus competidores, Pablo Iglesias no ha dudado en mostrarse cansado -casi deprimido- cuando sus expectativas bajaban en los sondeos. Sabe que la campaña puede decidir. Más de lo acostumbrado. Así que ha decidido fijar bien cuál es la pieza que quiere cazar, convencido de que eso le ayudará a cobrarla desde su puesto en la batida. Su antagonista será Mariano Rajoy, pero su objetivo es minar a Pedro Sánchez, al que desea superar ayudado por Albert Rivera. Espera erosionar al PSOE por la izquierda mientras C's ya lo hace por la derecha. En el debate del lunes lo dejó claro. Mientras comprueba si funciona o no, demuestra que la convicción no es total y por eso sigue cubriendo con piel de cordero el temor que genera.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios