La esquina

josé / aguilar

Garzón entrega IU a Podemos

SI la dirección de IU quería saber qué piensan sus bases de la alianza electoral con Podemos ya tiene la respuesta: a las bases no les interesa. Sólo el 28% de los militantes de la coalición se sintieron concernidos por el referéndum y acudieron a votar. De ellos, eso sí, una abrumadora mayoría respaldó la propuesta de Alberto Garzón.

Propuesta que traía del bracete una doble trampa. Por un lado, se pedía a los militantes y simpatizantes de IU entregarle a Garzón un cheque en blanco, el respaldo a un acuerdo que todavía no existe. Quienes han dado su voto -los menos, ya digo- desconocen con qué programa acudirán a las elecciones Podemos e IU, si IU conservará su identidad, cuántos candidatos podrá meter en las listas y si podrá disponer de grupo parlamentario propio (y algo más, de lo que no se habla en público, pero que es fundamental: ¿quién pagará las elevadas deudas de Izquierda Unida?).

Segunda trampa: la consulta a la militancia de IU es el típico simulacro de participación y democracia interna que organizan las cúpulas políticas para que las bases avalen lo que ellas han decidido de antemano (como la de Podemos sobre el dilema Pacto PSOE y C's-Pacto de izquierdas). En este caso, Garzón y los suyos han decidido cobijarse en Podemos olvidando las humillaciones y ninguneos del pasado reciente para salvarse del naufragio. La supervivencia, que es muy dura y sacrificada...

Garzón está plenamente dispuesto a salvar su lugar en la política española, y el de unos pocos más -pero pocos-, pagando un alto precio a cambio: IU tiene que diluirse en un movimiento populista cuyo control escapa de sus manos, olvidarse de las partes más izquierdistas de su programa (nacionalizaciones, república, Constitución, OTAN...) e ir de cabeza hacia su deglución por Pablo Iglesias. Para Podemos todo son ventajas. La primera, redondear su primer objetivo fundacional, que no era otro que liquidar a la izquierda comunista y sustituirla como vanguardia del cambio radical. La segunda, poner al alcance de la mano su segundo objetivo: darle el sorpasso al PSOE y conquistar la hegemonía de la izquierda. En ello están, al sumar sus votos del 20-D con los de IU, en un ejercicio tal vez exageradamente optimista.

Garzón será conocido en el futuro por entonar aquella copla: ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio; contigo porque me matas y sin ti porque me muero. Pablo Iglesias es el destinatario de su queja.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios