Visto y Oído

Antonio / Sempere

Gemma

NO debería pasar desapercibido el cese de Gemma Soriano como directora de Repor. La inventora del formato, que hace siete años continuó la herencia de Línea 900, ha realizado una labor encomiable de la que puntualmente nos hemos acordado en esta columna. No han sido los Repor emitidos durante los últimos siete años ese tipo de piezas que se puedan olvidar con facilidad.

El periodismo peleón de los reporteros comandados por Gemma ha espoleado a todo aquel que haya tenido a bien seguir sus historias. El compromiso y la apertura de miras han presidido un trabajo enorme, siempre curioso, capaz de observar la realidad desde múltiples aristas, con puntos de vistas muy alejados a la mirada oficial. Todo eso y mucho más es Repor, del que todavía hablamos en presente, aunque de la labor de su directora haya que hablar ya en pasado.

Cuando hace 7 años, junto a Nacho Rodríguez, editó la primera entrega de Repor, emprendió una aventura apasionante que nos ha deparado decenas de trabajos de primera, muchos de los cuales serían merecedores de los más relevantes premios de periodismo. Repor ha sido maltratado por los programadores. No nos cansaremos de repetirlo. El hecho de que se cocine en Sant Cugat del Vallés, en lugar de en Torrespaña, podría ser el motivo. Barcelona sigue viéndose lejos de Madrid para según qué formatos.

El mejor homenaje que podría hacerse a Gemma Soriano a su equipo, pase lo que pase ahora con el programa, sería revisar todos sus reportajes en la página web del programa. Descubriendo y redescubriendo sus múltiples recovecos. Puedo asegurar que estos programas no se agotan en un solo visionado.

El de Repor es el mejor periodismo televisivo del momento. No se puede perder. Es un patrimonio de todos. Es paradigma de la mejor televisión pública.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios