TIEMPO Bajo de Guía se tiñe de blanco tras una impresionante granizada

Envío

rafael / sánchez Saus

Genealogía del caos

LA encuesta dominguera de El País sobre la intención de voto actual de los españoles, aunque corregida por la mucho más adobada del CIS de ayer mismo, ha generado una corriente de verdadero pánico político. Dos factores polarizan la atención en lo que, a fin de cuentas, no deja de ser un sondeo: el auge de Podemos hasta el 27% de la intención de voto y el desplome del PP desde el 30% aproximado de hace sólo un mes al 20% actual. Lo segundo es como para darle la enhorabuena al tándem Arriola-Rajoy tras haber decidido traicionar a su propio electorado por un plato de lentejas progresistas. Se empiezan a oír voces muy influyentes que exigen la defenestración del aprendiz de brujo demoscópico e izquierdista confeso; otros incluso empiezan a plantear la sustitución de Rajoy como candidato en las elecciones del 2015. No nos lo ha dicho ningún pajarito, pero puede augurarse que, tal como respira hoy el electorado de centroderecha, con Rajoy al frente el PP no sólo perderá las elecciones sino que cosechará una derrota brutal, al estilo de la de ZP en 2011. En este momento, según la misma encuesta de El País, es ya un 20% del electorado del PP el que ha decidido abstenerse y, si las cosas siguen por este camino y no hay enmienda, serán muchos más.

Lo del pajarito nos sirve para enlazar con el asunto Podemos, ya que la inspiración chavista, aunque ahora se pretenda disimular, está en cada versículo de su delirante programa. Un amigo, catedrático de la Universidad de Sevilla, me decía: "Aunque España sea el país más izquierdista de Europa, no me creo que un 27% de españoles se haya hecho leninista-bolivariano. Podemos ha crecido tanto porque está capitalizando en solitario el voto del cabreo. Un voto del cabreo que hubiera debido dividirse entre VOX, Ciudadanos, UPD y Podemos, según la diversa adscripción ideológica de los cabreados; pero se lo lleva todo Podemos porque los medios le hacen publicidad gratis las veinticuatro horas del día, en tanto que no sacan a Abascal, Rivera o Díez ni por casualidad. No me cabe duda de que tanto la saturación mediática de Podemos como el ostracismo de VOX, C's y UPD se debe a consignas, más o menos sutiles e indirectas, del Gobierno. Así la partida se queda como quería Arriola: o Podemos, o PP. O nosotros, o el caos". Pues con Arriola y Rajoy al mando, la alternativa no existe: será el caos.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios