Fragmentos

juan ruesga navarro

Generación amortizada

A partir de cierta edad, el entusiasmo da paso a la reflexión, pero no agota la creatividad

Que la vida iba en serio

uno lo empieza a comprender más tarde

como todos los jóvenes, yo vine

a llevarme la vida por delante.

Jaime Gil de Biedma

ESTA expresión ha surgido en la práctica política y contiene una carga peyorativa. Se podría traducir como "ya no cuentan" o "ya no tienen el poder". La nueva generación de políticos que hagan lo que quieran, ellos sabrán. A veces parece que caen en un cierto adanismo, que no es otra cosa que comenzar una actividad sin tener en cuenta los progresos que se han hecho anteriormente. Lo malo es que caigamos en la tentación de aplicarla a todos los ámbitos de la actividad social. Y en una sociedad como la española, con una expectativa de vida larga, prescindir del capital humano de conocimientos y experiencia de las personas mayores de 60 años es un despilfarro en todos los sentidos. Creo que el concepto de sostenibilidad que aplicamos al entorno y al medio ambiente debe ser de aplicación también a los recursos humanos. Y amortizar talento y capacidad, no parece muy inteligente.

Como contraposición al término adanismo en castellano tenemos la palabra maestro, una persona de gran experiencia, sabiduría o habilidad en una materia. Bien se trate de artesanos o profesionales, el trato de maestro cuadra a partir de una experiencia que se logra con la práctica y una cierta edad. La palabra clave es madurez. La aportación de las personas de más de 50 años a la historia del conocimiento y el arte ha sido y es muy significativa. Y más con una tercera etapa de vida en plena capacidad.

Si borrásemos de un plumazo la obra realizada por mayores de 50 años, desaparecerían obras como Las Meninas de Velázquez y El Quijote de Cervantes. La Cartuja de Parma de Stendhal y Cien Sonetos de Amor de Pablo Neruda. En economía la obra clave de Adam Smith, Inquity into the Nature and causes of the Wealth of Nations. En arquitectura, Le Corbusier y Frank Lloyd Wright son claros ejemplos de gran creatividad a una edad avanzada. Como lo fue Picasso. El filósofo Emilio Lledó, una de las mentes más claras de nuestro país, nos asombra a sus 92 años, por su lucidez y sabiduría. Preguntado por cómo veía la situación de la sociedad española, contestaba: "La solución no la veo más que en la cultura. Cultura entendida como educación en la libertad, en la verdadera sabiduría...".

A partir de cierta edad el entusiasmo de la juventud da paso a la reflexión y a la madurez, pero no agota la creatividad ni el caudal de conocimientos adquiridos como lo demuestra la obra de tantos y tantos maestros. Bajo la apariencia de un natural relevo generacional, me preocupa que se sustituya al profesional en plena madurez por jóvenes más dispuestos a aceptar incondicionalmente las reglas del poder y del mercado. Y que esa sea la auténtica razón.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios