Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

El Getafe, a punto de erradicar el tiquitaca

De consumo interno, dejar a todo un Ajax sin tirar a puerta lo elevan a sensación continental

Está rompiendo el Getafe en la mayor revelación de mucho tiempo. Era una revelación doméstica que ha atravesado fronteras desde que antier dejase al Ajax sin posibilidad alguna de tirar a puerta. Se dice pronto, pero dejar a los tulipanes con las ganas de tirar a puerta tiene un mérito grande, muy grande. Los ajaccied son el último modelo de fútbol combinativo y vertiginoso, vertical y sin apenas dejar resquicios en retaguardia a un tiempo.

Hasta ahora, el Getafe era un producto de consumo interno que, además, despertaba más fobias que filias. Con el otro fútbol por bandera y como innegociable filosofía de vida, la aguerrida y bien aleccionada tropa de Bordalás recibía consideración de lo futbolísticamente incorrecto. Era como volver al Cuaternario, a un fútbol de furia y de patadón, de un encorsetamiento táctico que tenía como medio llegar al fin deseado, el triunfo, por los más abruptos caminos.

Un equipo hecho de retales, cuando no de desechos del prójimo, que salió del infierno de la Segunda de la misma mano que hoy mece su cuna, la del alicantino José Bordalás, otro entrenador que, de futbolista, nunca salió en las estampitas. Ahora, con uno de los presupuestos más bajos, se halla en puesto de Champions y le daba sopas con honda al formidable Ajax mediante la premisa de maniatarle y hasta de ir echándolo del partido poco a poco, sin prisas, pero sin tiempo para pausas.

Se ha convertido el modesto equipo madrileño en la sensación continental y ya hasta lo aúpan a la condición de favorito para lograr la Europa League. Es este equipo el gran antídoto del tiquitaca, como fue la irrupción del bilardismo en pleno auge del menottismo. Algunos lo contemplan como una regresión, pero el resultado es el resultado, nada más importante que el resultado. El resultado es lo que convierte en un lunes maravilloso, ese partido tan árido del domingo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios