Visto y Oído

Antonio / Sempere

Gran Noche

PARA este espectador, para mí, la del lunes fue una gran noche. Como teleadicto, mi gran noche, que diría parafraseando a Raphael y a Álex de la Iglesia, que ha titulado así su nueva película, que piensa vender como sólo él sabe hasta el momento de su estreno en el mes de octubre. Fue una noche preciosa en la que, sin salir de La 1, esa cadena que tantos tratan de desprestigiar, sentí eso tan agradable que es sentir que te traten como a un espectador inteligente, abierto, con curiosidad e interés por el mundo en que vivo. Los de Comando actualidad (qué pena que Raúl García haya migrado a Antena 3) estrenaron una entrega titulada Puntos calientes. Nos llevaron hasta el corazón de las Ramblas y hasta la Puerta del Sol. Vimos a mucha gente. Con unos reímos. Con otros casi lloramos. Y puedo asegurar que el retrato que vimos de ambos lugares rezumó más verdad y más sociología de la buena que la que podían albergar varias entregas de Vivir cada día juntas hace treinta años. Después repitieron el episodio De ésta se sale, que no nos cansamos de ver porque quién puede hacerlo al ver y escuchar a María Belón diciendo tanta verdad.

Y como guinda nos adentramos en la décima entrega de Alaska y Segura, a la que no faltaron Álex de la Iglesia, acompañado de Carlos Areces, y el flamante ganador del Festival de Málaga Daniel Guzmán acompañado por su santa abuela. La fiesta, porque fiesta fue, pasó en un santiamén. Y para su final, ya de madrugada, todavía me dio tiempo a Millennium, donde un pletórico Miguel Ríos vibraba al grito de Que no pare la música. Las cuotas fueron misérrimas. Pero eso ya es otra historia. Como también canta Raphael, en materia de televisión "qué sabe nadie…".

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios