EL Íbex 35 se desinfló en la jornada de ayer más de un 1% y perdió la cota de los 11.200 puntos, castigado por la incertidumbre respecto a una solución para Grecia y la presión sobre el mercado de deuda. El selectivo español se dejó un 1,08% y retrocedió hasta los 11.146 puntos, con IAG (-3,48%), Acciona (-2,88%) y ArcelorMittal (-2,81%) al frente de las pérdidas.

Prácticamente todos los valores del Íbex se tiñeron de rojo, con caídas para pesos pesados como Banco Santander (un 0,46%, a pesar de que anunció que elevará su beneficio en 835 millones en el segundo trimestre tras una sentencia favorable en Brasil), Repsol (-1,74%), Inditex (-0,72%), Telefónica (-1,15%) o BBVA (-0,85%).

Tan sólo escaparon de los descensos Amadeus -que repuntó un 1,16% después de comunicar que no prevé un impacto económico significativo derivado de la nueva estrategia de Lufthansa- y BME (+0,37%).

La presión se trasladó también al mercado de deuda, con la prima de riesgo repuntando hasta los 129,8 puntos básicos, para situar su rendimiento por encima del 2,1%, en niveles que no se veían desde finales de 2014.

El Íbex se movió así a lo largo de la sesión al ritmo que marcaban las informaciones respecto a Grecia, tras la reunión sin éxito del jueves por la noche y después de que el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, señalara que el país heleno es un "problema ultradifícil" que le ocupa "día y noche".

Esta incertidumbre también contagió al resto de las principales plazas del Viejo Continente, donde también predominó el signo negativo. Así, Londres cayó un 1,3%, seguido de París (-0,93%) y Fráncfort (-0,69%).

En el mercado de divisas, la cotización del euro frente al billete verde se situaba al cierre de la sesión bursátil en 1,1271 dólares.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios