Crónica levantisca

juan Manuel / marqués Perales

Hable con ella

ESTIMADO presidente, aunque sólo ha pasado un año desde entonces, la que entonces sólo era la chica del Tardón, o la de Presidencia que hubiera dicho el cura José Chamizo, la que tenía más lagunas que la comarca de la Janda, Susana Díaz, la presidenta de la Junta, vuelve a la Moncloa. El día 22. Hable con ella. No siga fingiendo que la política no le interesa, ponga oído.

Verá, como todos los presidentes de comunidades, incluido los suyos, Susana Díaz, va a pedirle dinero, a reclamarle la participación andaluza en el plan Juncker, ese programa de inversiones del aduanero de Luxemburgo que apenas cuenta con fondos propios. Sígale la corriente pero tampoco gaste muchas energías en ello. Usted, como yo, sabe que Bruselas manda menos en la Unión Europea que Cayo Lara en IU, así que no se enoje con la presidenta, dele cuerda, aunque ponga atención a lo del ferrocarril del puerto de Algeciras. En eso, para que nos vamos a engañar si los dos somos cabales aunque usted lo disimule, tiene bastante razón. Después le contará lo de la reforma del sistema de financiación autonómica. Vaya lío, pensará. Es verdad, eso más que un lío, es un liazo, todos pidiendo a la vez.

Bien, presidente, todo será normal, de puro trámite, pero cuando le explique lo de la reforma constitucional, y es posible que lo haga aunque ambos se pongan de acuerdo después en negarlo, hable con ella. Ha llegado el momento de los valientes, y hasta los intelectuales de la derecha culta y jurídica están proponiendo fórmulas de reforma para encajar a Cataluña y a las generaciones que no votaron en 1978, que son realmente los que amenazan con separarse de España: los jóvenes. Susana Díaz es de fiar en asuntos de Estado, y éste lo es, y además, si usted tiene un poquito de estadista y seguro que algo hay dentro de su pecho gallego aunque el otro día en México, y con la guayabera, parecía un vendedor de helados, sabrá que es conveniente ir forjando una alianza de complicidad con el PSOE a la vez que marea las aguas en el Ferraz de Pedro Sánchez, otro que bebe horchata. Recuerde a Maquiavelo. Y a Suárez, él también se la jugó, presidente, pero cometió el error de no contar con Andalucía. Con Susana Díaz, puede conseguir ambas. Ah, y la presidenta bebe coca-cola, pero sólo en sentido literal. Ésta no es de horchatas.

P.D: Presidente, no se enfade por lo de la guayabera, que de verdad, para llevarla puesta, hay que creérsela, que si no, uno parece que va a vender camarones.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios