Crónica levantisca

juan Manuel / marqués Perales

Habló con ella

NO hay un presidente, o presidenta, de comunidad autónoma que haya viajado hasta Moncloa para hablar con Mariano Rajoy sobre el plan Juncker, sólo Susana Díaz. Trato preferente. En menos de 22 días solventó el presidente del Gobierno esta petición mientras que Chaves o Griñán estuvieron esperando una eternidad o, simplemente, no se les recibió. El plantel de presidentes autónomos es hoy un páramo, no nos acordamos ni del nombre del lehendakari, que era un apellido perenne en los periódicos -los Ardanza, Ibarretxe y Patxi-, y sólo suenan Mas, el chico que chilla desde Madrid y Susana Díaz, y es ella la que conversa con Rajoy de la solución de Cataluña. Ha sido a Susana Díaz a quien el presidente le ha explicado que no aceptará una reforma constitucional que sólo sirva para encajar a Cataluña, no habrá una adicional con acento catalán, que es lo que vienen pidiendo muchos intelectuales. Ni Díaz ni Rajoy lo son.

Rajoy, que es político aunque le aconsejen no serlo, habló con ella, y le prestó la sala de prensa de Moncloa para que Susana Díaz hablase como jefa de la oposición, que fue como se expresó, como una mujer de Estado que enfatiza que los españoles están por encima de las siglas de los partidos. Parecía que se había criado allí. Rajoy no traga a Pedro Sánchez, no mucho, pero un poquito más que Susana Díaz, y ha visto en la presidenta un modo de deteriorar, por comparación, al secretario general del PSOE. Lo considera soez, aunque no llega al extremo de su portavoz, Rafael Hernando, que se ha bautizado con un tratado de escatología.

A Pedro Sánchez lo van a culpar de todo, hasta de la derrota de Juan Barranco en Madrid. Al tiempo. Cierto es que, como secretario general, quizás llegue a las autonómicas con un balance desolador: ninguna comunidad ganada; ninguna gran alcaldía. Y aunque la culpa estará repartida entre los barones regionales y los candidatos, será a Pedro a quien culpen, total, también enterraron a Zapatero porque el PSOE perdió Galicia y el País Vasco. No hay duda de que si Sánchez cae, o lo caen, Susana Díaz es la alternativa, porque lo fue antes de que él llegase a Ferraz, pero la presidenta más que con fuego, está jugando con un reactor nuclear. Conste que habilidades tiene, pero el salto hacia Madrid guarda dos incógnitas y a ver si en el tránsito el PSOE pierde Andalucía por dejarle esto a un cenutrio, o a una cenutria, y gana Juanma, y en España le espera Mariano Rajoy y su extraña solidez gallega.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios